Al menos 67 personas han fallecido en las últimas 24 horas a consecuencia de las fuertes lluvias que han caído en la comarca de Kubán de la región rusa de Krasnodar, en el litoral del Mar Negro, confirmó a Efe el Ministerio de Interior de esa región.

Los servicios de rescate han localizado los cadáveres de 56 personas el distrito Krimski, entre ellos un niño, informó el portavoz del centro de emergencias del Ministerio de Interior ruso.

Otras dos personas se ahogaron en la ciudad de Novorossiysk, el mayor puerto del Mar Negro, mientas que nueve murieron en el distintas localidades del distrito balneario de Gelendzhik.

Las autoridades rusas han organizado un centro operativo para atender las consecuencias de la tragedia registrada en el sur del país, tras unas lluvias sin precedentes en algunas zonas de la catástrofe, como es el caso de la ciudad balneario de Gelendzhik, que ha sufrido la mayor inundación de su historia.

Las distintas autoridades que operan en la región continúan recibiendo nuevas informaciones acerca de las víctimas mortales, cuyo número no deja de crecer en el distrito Krimski.

Los servicios de rescate buscan a un niña de 9 años, informó el portavoz de Emergencias.

"Una mujer se ahogó en la localidad de Kabardinka, en Gelendzhik", explicó un funcionario del Ministerio de Situaciones de Emergencias.

En el propio Gelendzhik, uno de los balnearios más populares de Rusia en el Mar Negro, cinco personas -tres hombres y una mujer- murieron electrocutados al caer un cable sobre la calle por la que transitaban cuando llovía, mientras que otro hombre se ahogó por las inundaciones.

Otros dos cadáveres, el de un hombre y una mujer, han sido localizados en el sótano de una vivienda de la localidad costera de Divnomórskoye, también en Gelendzhik.

El agua ha inundado las viviendas y terrenos de unas 13.000 personas durante las intensas lluvias que han descargado sobre la histórica comarca de Kubán, indicó el gobernador de Krasnodar, Alexandr Tkachiov.

Alrededor de dos mil viviendas quedaron sumergidas por el agua en Gelendzhik y otras cinco mil en Krimski, donde sigue lloviendo con intensidad.

La situación se ha estabilizado en el distrito de Gelendzhik en las últimas horas, donde más de 90.000 personas se han quedado sin electricidad, desconectada por la seguridad de los habitantes tras las electrocuciones que sufrieron cinco personas.

Sólo en la zona de Gelendzhik, más de 700 efectivos y 100 vehículos trabajan en labores de rescate.