Al menos siete civiles murieron y 18 personas resultaron heridas por dos ataques insurgentes registrados hoy en Afganistán, informaron fuentes oficiales.

En el ataque más mortífero, los seis ocupantes de un vehículo perdieron la vida por la explosión de un artefacto en una carretera del distrito de Chora, en la provincia sureña de Urzgan, dijo a Efe el subcomandante de la Policía local, Gul Khan.

La fuente atribuyó la colocación del artefacto a los talibanes y precisó que el vehículo quedó totalmente destruido por la explosión.

Poco antes, una mujer murió y 18 personas resultaron heridas por un ataque insurgente registrado en la ciudad de Farah, capital de la provincia de mismo nombre en el oeste afgano.

Según explicó a Efe portavoz del gobierno provincial, Aqa Noor Kentoz, las víctimas se encontraban en las cercanías de un edificio oficial contra el que un grupo de insurgentes lanzaron un cohete desde el sur de la ciudad.

La fuente precisó que 16 heridos son civiles, y los otros dos pertenecen al cuerpo de Policía.

El lanzamiento del cohete se produjo después de que un terrorista suicida se inmolara en el mismo área, sin causar víctimas.

Noor Kentoz apuntó que el terrorista, que viajaba en motocicleta, hizo estallar su carga explosiva al ser detenido por las fuerzas de seguridad en las proximidades de la sede del gobierno provincial, que presumiblemente era el objetivo de la incursión.