Adrian Peterson, estelar running back de los Vikings de Minnesota, fue detenido en Houston bajo cargo de resistirse al arresto tras un incidente en la madrugada en el que, según la policía, fueron necesarios tres oficiales para someterlo.

Kese Smith, portavoz del Departamento de Policía de Houston, dijo que Peterson estaba la madrugada del sábado en un centro nocturno del centro de la ciudad cuando un agente de policía de Houston fuera de servicio que estaba trabajando en seguridad le pidió al running back y a un grupo de personas con las que estaba que salieran del establecimiento porque ya estaba cerrado. El hombre, quien según Kese se identificó como policía, se alejó para decir a otros clientes que salieran del club, antes de regresar al grupo de Peterson para decirles nuevamente que se fueran.

Kese indicó que Peterson giró y dijo al agente que ya o había escuchado la primera vez y lo empujó por el hombro, haciendo que trastabillara. El agente dijo a Peterson que estaba arrestado y que colocase las manos a su espalda. Peterson comenzó a gritar, a alejarse y "asumió una postura agresiva", así que otro agente fuera de servicio llegó a ayudar. Peterson continuó forcejeando con ambos.

El jugador de 27 años fue finalmente esposado con ayuda de un tercer agente fuera de servicio. Peterson se quejó de insuficiencia respiratoria tras ser trasladado a una cárcel de Houston y examinado por personal paramédico del Departamento de Bomberos de la ciudad, que determinó que el jugador de los Vikings se hallaba bien.

Peterson, oriundo de Palestine, Texas, salió de prisión el sábado tras pagar una fianza de 1.000 dólares. El cargo es un delito menor.

Bob Hagan, vocero del equipo, dijo el sábado que los Vikings "están al tanto de la situación y están recabando más información".

Peterson registró la temporada pasada 970 yardas por tierra y 12 touchdowns antes de desgarrarse ligamentos de la rodilla izquierda el 24 de diciembre. La acortada temporada debido a la lesión rompió una racha de cuatro campañas consecutivas con ganancia de al menos 1.200 yardas por acarreos para el ex estrella de la Universidad de Oklahoma.