George Zimmerman, acusado de homicidio en segundo grado por la muerte de un joven negro desarmado, ha pedido, a través de su abogado, el respaldo económico de donantes para pagar la fianza de un millón de dólares que le impuso un juez para salir de prisión.

Mark O'Mara, abogado de Zimmerman, solicitó hoy en un comunicado publicado en su web gzlegalcase.com, habilitada para informar sobre los avances en este caso, donaciones para hacer frente a la fianza anunciada este jueves por el juez Kenneth Lester.

"Ni Zimmerman ni su familia tienen en ningún lugar activos por un millón de dólares, de manera que incluso aunque paguemos los 100.000 dólares (el 10 % del total, que es el mínimo que se exige en efectivo) tendremos que estudiar cómo se presenta un aval por el resto", indicó O'Mara.

"Ahora es el momento de mostrar vuestro apoyo" a Zimmerman, apuntó el abogado en el comunicado.

Lester, magistrado encargado del caso en un tribunal de Sanford (centro de Florida), decidió el jueves concederle a Zimmerman, por segunda vez, los beneficios de la libertad bajo fianza, que se le revocaron en junio pasado por no informar del dinero que había recibido en donaciones desde que su caso saltó a la luz.

Por el momento, Zimmerman, de 28 años, continúa en prisión a la espera de recaudar el dinero de la fianza impuesta. Su defensa no ha detallado todavía cuándo ni cómo abonará el 10 % de la fianza.

El juez le impuso el jueves una fianza muy superior a los 150.000 dólares que el acusado tuvo que abonar en abril pasado, una libertad bajo fianza que le fue revocada en junio después de que la Fiscalía dijera que Zimmerman y su esposa mintieron e hicieron creer al tribunal que contaban con escasos recursos económicos.

El magistrado dejó entrever en su fallo del jueves la sospecha de que Zimmerman podía estar preparando su huida con los fondos recaudados en donaciones que recibió por internet.

"El incremento de la fianza no es un castigo", precisó el juez, sino que sirve para "disipar la preocupación del tribunal de que el acusado intente huir de su jurisdicción. Una cantidad menor no aseguraría la presencia en la Corte" de Zimmerman, que deberá llevar un grillete electrónico en caso de quedar libre.

O'Mara señaló en su comunicado que el acusado dispone en estos momentos de 211.000 dólares, de los que 40.000 se han destinado a gastos de defensa (sin incluir los honorarios de abogado) y prevé futuros "gastos significativos en expertos, costes de declaraciones, seguridad privada y gastos de manutención".

"Parece que hay mucho dinero en fondos, pero éste va a ser un caso muy caro y está claro que la lucha será larga y dura", aseveró el letrado.

En la audiencia del pasado 29 de junio el abogado de Zimmerman presentó varios documentos con los que intentó demostrar la debilidad argumental de las acusaciones de la Fiscalía contra su cliente, al tiempo que defendió de nuevo la tesis de que éste actuó en defensa propia.

El pasado 26 de febrero Zimmerman mató de un disparo a Trayvon Martin, un adolescente negro de 17 años que andaba por la comunidad de vecinos en la que residía el vigilante y que le pareció sospechoso.

Martin estaba de visita en otra vivienda de esa misma comunidad y había salido de noche a comprar algo en una tienda cercana.

A falta de testigos que contradijeran su versión, Zimmerman no fue detenido de inmediato porque alegó haber actuado en defensa propia, algo que ampara la ley de Florida.