Scott Peterson presentó el jueves ante la Corte Suprema de California la apelación automática de su sentencia a muerte en el 2004, reiterando como siempre lo ha hecho que no tuvo nada que ver con el asesinato de su esposa Laci, que estaba embarazada.

El abogado de Peterson, Cliff Gardner, presentó un documento de 423 páginas ocho años después de que un jurado del condado San Mateo le declaró culpable de asfixiar a Laci y arrojar el cadáver a la Bahía de San Francisco en la víspera de Navidad del 2002. Peterson ha estado en el pabellón de los condenados a muerte desde el 17 de marzo del 2004.

Peterson ha mantenido siempre su inocencia y su apelación ante la Corte Suprema no es diferente. Gardner dice que la abrumadora publicidad que recibió el juicio a Peterson, fallos erróneos sobre evidencia y otros errores privaron a Peterson de un proceso justo.

Peterson afirma que Laci fue asesinada después que él dejó la casa de la pareja en Modesto la mañana del 24 de diciembre del 2002 para salir de pesca en la bahía. Gardner señala que Peterson fue convicto y sentenciado a muerte pese a que la investigación nunca probó directamente "cómo, dónde ni cuándo" ocurrió la muerte.

Los fiscales le dijeron al jurado que Laci fue asesinada en algún momento entre la noche del 23 de diciembre y la mañana del 24 de diciembre del 2002. Afirmaron que Laci fue asfixiada en la casa, pero Gardner dice que hubo muy poca evidencia reunida en el lugar que respaldase esa teoría.