Un coro de prominentes voces conservadoras está expresando preocupaciones de que la estrategia cautelosa del candidato presidencial republicano Mitt Romney esté poniendo el peligro sus probabilidades de ganar la presidencia.

Mientras la campaña del presidente Barack Obama intensifica sus críticas a Romney, republicanos influyentes — líderes derechistas del sector empresarial y la prensa — dicen que el mensaje de Romney sobre la economía y otros asuntos carece de detalles y es confuso.

En un editorial, The Wall Street Journal dijo que la campaña de Romney está "desperdiciando lentamente una oportunidad histórica".

"La campaña de Romney piensa que puede actuar cautelosamente y pasearse a la Casa Blanca simplemente diciendo que la economía anda mal y que es culpa de Obama", dijo el periódico. "Nosotros estamos en la lista de mensajes electrónicos de la campaña y el principal mensaje diario es que 'la presidencia de Obama no está resultando'. Gracias, muchachos, pero los estadounidenses ya lo saben. Lo que quieren escuchar del candidato republicano es explicaciones de por qué las políticas del presidente no están resultando y cómo las políticas del señor Romney van a ser mejores".

La dura crítica se produce cuando Romney se acerca al final de unas vacaciones de una semana en su casa lacustre en Nueva Hampshire, donde ha estado virtualmente fuera de la vista pública, a excepción de una breve aparición el Día de la Independencia. Sondeos muestran a Obama con una ligera ventaja a nivel nacional y en varios estados claves en la contienda presidencial.

Romney ha criticado constantemente las políticas de Obama en economía, salud pública, gastos nacionales y política exterior. La estrategia es reflejo de una campaña que espera hacer de la elección un referéndum sobre Obama — especialmente su manejo de la economía — en momentos en que datos indican que disminuye el ritmo de la recuperación económica.

El gobierno federal informó el viernes que sólo se generaron 80.000 nuevos empleos en junio, el tercer mes consecutivo con una cifra desalentadora en el mercado laboral. El Departamento de Trabajo dijo que la tasa de desempleo continuaba en 8,2%.

El aspirante republicano tachó de inaceptable la lenta creación de empleos y reiteró que las políticas fiscales, energéticas y regulatorias de Obama estaban obstruyendo el crecimiento de la economía.

Romney ofreció reducir impuestos y regulaciones a los productores de energía, abrir nuevos mercados para los productos estadounidenses, sobre todo en América Latina, y enfrentar a China por lo que llamó prácticas injustas que roban empleos estadounidenses.

El republicano hizo breves declaraciones en Nueva Hampshire, donde vacaciona.

Independientemente de las cifras sobre el empleo, varios conservadores dicen que Romney aún tiene que explicar mejor sus planes cuando faltan cuatro meses para los comicios.

"Adoptar una defensa preventiva cuando es apenas el segundo trimestre y ni siquiera tienes ventaja es una estrategia dudosa", escribió el jueves William Kristol, director del semanario conservador Weekly Standard.

La campaña de Romney dice que el ex gobernador de Massachusetts se ha concentrado intensamente en la economía desde que lanzó su campaña hace un año. Dicen además que sus críticos están equivocados.

Pero entre sus críticos conservadores está el magnate de los medios de comunicación Ruppert Murdoch, quien dijo en Twitter que el equipo de Obama" va a ser difícil de vencer a menos que (Romney) elimine a viejos amigos de su equipo y contrate a verdaderos profesionales. Lo dudo".