El presidente Sebastián Piñera, hizo hoy un llamado a la Corporación Nacional del Cobre (Codelco) para que se incorpore a la explotación del litio, que según cálculos gubernamentales, en Chile se concentra un cuarto de las reservas mundiales de este mineral.

"Queremos invitar a Codelco a estudiar y analizar la posibilidad de incorporarse a la industria del litio. Sin duda, la industria del litio y la del potasio son industrias que tienen un gran futuro por delante", enfatizó Piñera, tras autorizar este viernes la primera tronadura de la mina Chuquicamata subterránea en el norte de Chile.

En ese contexto, el mandatario indicó que Chile no puede dejar que esa industria "en la cual tenemos yacimientos gigantescos, quede simplemente bajo la tierra, porque no nos ponemos de acuerdo en la forma de explotarlos".

El litio se ha convertido en un material muy utilizado en industrias como la energía, la informática, la telefonía móvil y, en especial, la automovilística, que lo emplea también en el desarrollo de vehículos híbridos y eléctricos.

"Queremos abrir las puertas para que Chile se transforme no solamente en un líder del cobre, sino que también un líder en muchos otros minerales. Aprovechemos las ventajas y los recursos naturales que Dios quiso poner en nuestro subsuelo, en beneficio de todos los chilenos", enfatizó Piñera en declaraciones en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo.

Recordó que la chilena Codelco, el más grande productor de cobre del mundo, tiene yacimientos de litio, pero prácticamente no tiene explotaciones de este mineral.

Hasta ahora, unas 40 empresas han adquirido las bases para la licitación de contratos especiales de explotación de litio en Chile, según el subsecretario chileno de Minería, Pablo Wagner.

En declaraciones a los periodistas, el subsecretario recordó que el plazo de compra de las bases de esta licitación tiene como fecha tope el próximo 31 de julio.

El ganador del concurso podrá suscribir con el Estado de Chile un contrato especial de operación del litio (CEOL), por un plazo de 20 años, para la exploración, explotación y beneficio de yacimientos de este mineral que se concentran en los salares del norte del país, donde se extiende el desierto de Atacama, el más árido del mundo.

El Ejecutivo chileno ha recurrido a este tipo de contrato porque, aunque la Ley de Minería de 1973 define el litio como un mineral estratégico y no concesible, la Constitución establece que se pueden hacer contratos especiales de operaciones para las sustancias definidas como tales.

Además, el contratista se beneficiará de una cuota de hasta 100.000 toneladas de litio metálico durante dos décadas. A cambio, deberá comercializar el litio en el país o exportar el mineral en los términos y condiciones que contemple el CEOL.

Wagner precisó que con la licitación, el Estado espera recaudar cerca de 350 millones de dólares, a través del cobro de un derecho equivalente al 7 % de los ingresos brutos por la venta del mineral, más un pago inicial de unos cinco millones de dólares. EFE