El presidente de EE.UU., Barack Obama, criticó en una entrevista emitida hoy el cambio de opinión de su rival republicano, Mitt Romney, con respecto a su reforma sanitaria y lamentó que abandone sus principios por estrategia política.

Obama respondió en una entrevista concedida ayer a un canal de televisión local de Cincinnati, en el estado de Ohio, donde se encuentra de gira de campaña, a las críticas de Romney contra la obligatoriedad contenida en la reforma sanitaria de que los estadounidenses contraten un seguro médico.

El presidente recordó que la disposición que obliga a contratar seguro médico so pena de una multa, conocido como "mandato individual", fue defendida por Romney al promover una nueva ley sanitaria en Massachusetts cuando era gobernador de ese estado.

El mandatario tachó de "irresponsable" el hecho de que Romney hable ahora de que la penalización del "mandato individual" es un impuesto, cuando él mismo ha defendido durante seis años que se trataba de una multa.

"La pregunta ahora es: ¿haces esto por estrategia política? ¿Estás abandonando un principio por el que has luchado durante seis años, simplemente porque te enfrentas a presión durante dos días?", respondió Obama.

El mandatario recordó que "una de las cosas que se aprende como presidente es que los principios importan, y a veces tienes que luchar por lo que crees y no se puede cambiar de opinión de repente".

La campaña de Romney ha indicado que la opinión del aspirante republicano no ha cambiado, ya que cuando era gobernador defendió una multa y no un impuesto para obligar a obtener seguro médico, algo que aseguran que solo es posible imponer a nivel estatal y no federal.

El Tribunal Supremo determinó la semana pasada que la reforma sanitaria de Obama, su mayor logro social en la Casa Blanca, era constitucional, al contemplar la penalización del "mandato individual" como un impuesto y no como una multa.

Los republicanos aprovecharon la sentencia del Supremo, considerada una victoria de Obama, para alertar de que el presidente persigue una subida de impuestos con su ley sanitaria.