El primer ministro griego Antonis Samaras dijo el viernes que su nuevo gobierno de coalición, compuesto por tres partidos, está listo para realizar una amplia serie de reformas estructurales y reconoció que el programa de reducción del déficit del país se ha desviado del objetivo.

Samaras afirmó ante el Parlamento que el gobierno se enfocará en vender activos estatales, como la compañía ferroviaria del país, y en liberalizar el mercado energético.

Grecia se ha rezagado en las reformas exigidas por sus acreedores internacionales a cambio de los miles de millones de euros en préstamos de rescate financiero.

Al presentar la plataforma de políticas de su gobierno, Samaras también aseguró que los funcionarios extranjeros deben "dejar de socavar los esfuerzos griegos" con comentarios sobre la posibilidad de que el país abandone la moneda común europea.