Un grupo de organizaciones no gubernamentales brasileñas informó que entregó hoy en la embajada de Perú en Brasilia un documento en el que pide el fin de la "violencia policial" en las protestas contra un proyecto minero en la región peruana de Cajamarca, en las que han muerto cinco personas.

Copias de la carta, que cita como firmantes 130 diferentes grupos y movimiento sociales, como la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) del episcopado brasileño, la organización Justicia Global y la Central de Movimientos Populares de Brasil, también fueron entregadas en los consulados de Perú en Río de Janeiro y Sao Paulo.

"Las organizaciones abajo firmantes quieren manifestar su solidaridad para con el pueblo peruano y su repudio a las acciones violentas del Estado de Perú", según el documento divulgado por los grupos sociales.

"En lugar de criminalizar y asesinar a los defensores de la vida y de la naturaleza, el Estado peruano tiene que protegerlos y defender sus derechos", agrega el texto.

Las organizaciones brasileñas llegaron a anunciar manifestaciones frente a las sedes diplomáticas de Perú que no llegaron a producirse, por lo menos en Río de Janeiro, ante el reducido número de personas que atendió la convocatoria.

Los pobladores de Cajamarca se encuentran en huelga desde hace más de 30 días en rechazo al proyecto minero Conga, de la empresa Yanacocha, que prevé una inversión de 4.800 millones de dólares, por temor a que contamine de forma irremediable sus reservas de agua y perjudique el abastecimiento.

El Gobierno peruano decretó el pasado miércoles el estado de emergencia en tres provincias de Cajamarca para contener las protestas, mientras los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía han dejado al menos cinco muertos y numerosos heridos.

Además de exigir el fin de la violencia en la región, los movimientos sociales brasileños pidieron que se investiguen las muertes, las detenciones arbitrarias y los ataques a balazos.

Igualmente piden la inmediata liberación de todos los detenidos por los conflictos, el fin inmediato del estado de emergencia en tres provincias en Cajamarca y de "la persecución policial y judicial" de quienes protestan contra el proyecto minero.