El presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, pidió hoy a Naciones Unidas que se erija en portavoz de un nuevo orden financiero internacional, más equitativo, eficiente y justo y que termine con la especulación que genera la volatilidad en los precios de los alimentos.

Durante una conferencia en la sede en Roma de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), Fernández denunció además que "algo irregular está ocurriendo en los mercados" internacionales, donde la especulación sobre las materias primas se une a la crisis financiera, centrada actualmente en los problemas con la deuda soberana y la banca en la zona euro.

"Lo cierto es que lo que está ocurriendo es diferente a todo lo que ha ocurrido con anterioridad y ha tenido un impacto humano tremendo. No tiene solo que ver con los alimentos o las energías, sino que forma parte de un sistema que tiene que ser replanteado. Y la ONU tiene que ser portavoz de un orden financiero mundial más equitativo, eficiente y justo", dijo el presidente dominicano.

"Estos días estamos viendo un incremento en los precios del petróleo y agrícolas. Se ha argumentado que en el caso del maíz es por la sequía registrada en el centro de EEUU, pero si bien está que hay fundamentos de mercado, la especulación interviene para exacerbar sus efectos y es esa exacerbación lo que está produciendo un impacto dramático en países importadores de alimentos", añadió.

En este sentido, Fernández, componente de la mesa de debate de la conferencia de la FAO titulada "La volatilidad de los precios alimentarios y el papel de la especulación", aseguró que los alimentos tienen que dejan de ser un activo en los mercados, pues el alza de su coste provocó que 150 millones de personas pasaran a engrosar la lista de hambrientos en 2007, según datos de la ONU.

"Es algo que está teniendo un impacto demoledor, dramático sobre las personas, que está distorsionando a los Gobiernos, que tienen que intervenir con subsidios para los ciudadanos y esto genera déficit fiscal y desestabiliza los balances macroeconómicos de los Estados", comentó.

El presidente dominicano apostó por una mayor transparencia en las operaciones que se realizan en los mercados y aseguró que quien niega que la especulación esté también detrás de la volatilidad del precio de los alimentos responde a "intereses de sectores" que quieren ocultar esta realidad.

"La especulación que vemos ahora es una cosa novedosa, que tiene que ver con las mutaciones del sistema económico mundial que se vienen produciendo desde 1980. Tiene que ver con el fenómeno de la globalización, con la desregulación global, sobre todo financiera, con el desarrollo de las tecnologías, sobre todo de la comunicación e información, y con los nuevos instrumentos financieros", dijo.

"La combinación de estos cuatro factores ha provocado una mutación que ha afectado también a los mercados de materias primas. Y se puede añadir un quinto: la aparición de nuevos inversores en los mercados de futuros, sobre todo bancos de inversiones, fondos de inversiones y fondos soberanos de riqueza", agregó.

Fernández explicó que su interés por este tema surgió en la segunda mitad de 2007, cuando se hizo "obligatorio" para el Gobierno dominicano el hecho de prestar atención a que, junto a la crisis financiera global que empezaba en EEUU, había un "fenómeno que nacía en paralelo y que tenía que ver con el mercado de alimentos y de energías, que empezaban a experimentar alzas".

E indicó que la actual coyuntura económica se ve en América Latina, sobre todo, desde el prisma de una "crisis del comercio internacional", pues la "paralización" del mismo está generando menos ingresos fiscales en los Estados de la región y esto desvirtúa también las cuentas públicas.

La comparecencia de Fernández llega después de que ayer la FAO publicara su índice de precios de alimentos de junio, mes en el que volvió a tocar un mínimo desde septiembre de 2010, aunque esta agencia de la ONU advierte de un posible rebote en julio.