La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, condenó hoy un ataque en el que las FARC mataron a cinco trabajadores de dos empresas de mantenimiento contratadas por la estatal Ecopetrol.

"Este ataque constituye una grave violación, tanto para la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, como para los tribunales internacionales y colombianos", señala la Oficina de la ONU a través de un comunicado.

Agrega que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y en "particular al Secretariado (mando)", están obligados a respetar los derechos humanos.

Y señala que "con los homicidios del Putumayo (sur) no sólo violaron el derecho a la vida, sino a la seguridad personal, al trabajo y a la alimentación de quienes buscaban su sustento en este campo petrolero".

Insiste en que pese al pensamiento de las FARC "no existe ninguna justificación" para esta clase de ataques.

El miércoles pasado, las FARC arremetieron, en el municipio de Puerto Caicedo, departamento del Putumayo, fronterizo con Ecuador, contra un grupo de trabajadores, matando a cinco de ellas.

Los muertos eran empleados de las empresas Independence y Contransur", quienes adelantaban labores en el pozo Sibundoy 1.

En Putumayo, Ecopetrol tiene una importante infraestructura petrolera, además del oleoducto Trasandino, que en sus 306 kilómetros transporta hidrocarburos desde Ecuador hasta el puerto del Pacífico colombiano de Tumaco.