El grupo chií libanés Hizbulá criticó hoy la propuesta del senador estadounidense John McCain de establecer una zona segura para los rebeldes sirios en el Líbano y aseguró que el país "no es una república bananera" a la que EEUU puede dictarle su política.

"El llamamiento (de McCain) para establecer una zona tapón en el norte del Líbano constituye una violación flagrante de la soberanía libanesa y una intervención grosera en sus asuntos internos", dijo Hizbulá en un comunicado.

El grupo chií aludió a la propuesta hecha por McCain en su reunión ayer con el líder del partido Fuerzas Libanesas, Samir Geagea, de "garantizar una zona segura al Ejército Sirio Libre y a la oposición siria para que pueda organizar sus fuerzas, entrenar y sanar a sus heridos".

"Esta declaración está en contradicción con la política de distanciamiento adoptada por el gobierno libanés en beneficio del Líbano y los libaneses", dijo Hizbulá.

Según la nota, las autoridades deben protestar contra la intervención de los EEUU y recordar que el Líbano "no es su protegido ni una república bananera en cuya voluntad pueden interferir".

McCain, que ha realizado una visita de dos días al Líbano en el marco de una gira por Oriente Medio, rectificó hoy sus declaraciones de la víspera y señaló que la citada zona debe establecerse en Jordania o Turquía.

El senador estadounidense cambió su propuesta en una reunión hoy con el líder druso Walid Jumblat, en la que afirmó que "el conflicto sirio no puede prolongarse más".

La situación de seguridad en el Líbano se ha deteriorado en los últimos meses influida por el conflicto sirio, y se han producido secuestros, ataques de las fuerzas sirias y enfrentamientos armados entre detractores y seguidores del régimen de Damasco.

Siria acusa a "grupos terroristas" de organizar desde el Líbano ataques contra sus tropas y enviar armas a los insurgentes.