El presidente de Siria, Bachar al Asad, ha advertido de que no cederá ante las presiones, ni los embargos y que está dispuesto a resistir hasta el final, según una entrevista que publica hoy el diario turco Cumhuriyet.

"Resistiremos hasta el final. Todo el mundo lo verá. No vamos a rendirnos por un par de dólares. Déjalos imponer tantos embargos como quieran, nunca lograrán nada. Los ciudadanos en la calle lo saben", indicó Asad en relación a la presión y las sanciones internacionales para que termine la represión contra la población.

En una nueva entrega de una entrevista exclusiva con ese medio turco, el mandatario sirio advirtió a Occidente de que su país "nunca venderá su honor, su soberanía nacional y su personalidad por un pedazo de pan".

Respecto a la posible creación de un Estado kurdo independiente en la región, el mandatario sirio destacó que no prevé ese escenario, pero que en caso de producirse, abriría la puerta a la aparición de nuevos países construidos en función de diferencias étnicas y sectarias.

En ese sentido, negó que esté prestando ayuda al ilegal Partido de los Trabajadores del Kurdistán, enfrentado al Estado turco para lograr la autonomía de los kurdos del país, pero que los problemas de seguridad en Siria han permitido a la guerrilla moverse con más libertad.