Olvídese de la película. Este otro "Exorcista" está haciendo virar cabezas, por así decirlo.

"No vamos a vomitarle encima al público ni nada", apuntó el actor Richard Chamberlain recientemente durante un receso en los ensayos en el teatro Geffen Playhouse, en el Westwood Village de Los Angeles.

Chamberlain es uno de los protagonistas de la nueva adaptación de la novela de 1971 de William Peter Blatty sobre una niña poseída por el demonio, su consternada madre y los dos curas que acuden en su rescate.

El libro fue un fenómeno, aunque la gráfica adaptación cinematográfica de 1973 por William Friedkin, que estremeció por sus múltiples momentos viscerales — incluida la famosa escena de Linda Blair en la que la cabeza le da vueltas — es lo que muchos recuerdan bien.

La producción del Geffen, con funciones hasta el 12 de agosto, se apega más al libro de Blatty, tratando de establecer una seria discusión sobre psicología, fe, amor y maldad.

No sorprende que la puesta en escena de "El Exorcista" le haya interesado al dramaturgo John Pielmeier, quien exploró un tema similar con su éxito de Broadway de 1982 "Agnes of God", sobre un psicólogo en desacuerdo con una madre superiora en torno a las afirmaciones de una monja de que se embarazó virgen por obra de Dios.

"('El Exorcista') es en gran medida el sujetalibros de mi carrera como escritor", dijo Pielmeier. "Si 'Agnes' fue uno de los extremos (del sujetalibros), este es el otro extremo".

También existen lazos que vinculan "El Exorcista" con trabajos previos del director, John Doyle, cuyos créditos incluyen osadas reposiciones de "Company" y "Sweeney Todd" de Stephen Sondheim.

"Siempre van a haber miembros del público que quieren ver lo que vieron la primera vez", dijo Doyle en referencia a los admiradores del filme que sienten curiosidad por la adaptación teatral. "Mi trabajo es relatar la historia como si nunca antes alguien la contó".

Otra actriz bien conocida actúa en la obra: Brooke Shields, en el papel de la madre.

Shields tiene experiencia en las tablas, aunque en obras musicales.

La actriz dijo que "El Exorcista" la regresa a la época de su adolescencia, cuando trabajó con venerados directores como Louis Malle ("Pretty Baby") y Franco Zeffirelli ("Endless Love"). "Y, básicamente, (con) Louis y Zeffirelli, me malcrié", admite Shields. "Nada ha sido igual (hasta que trabajé con Doyle), para ser honesta".

¿Se encaminará a la Meca del teatro "El Exorcista"?

"Uno siempre quiere llegar a Broadway", dijo el actor David Wilson Barnes, quien hace el papel del cura más joven. Pero advirtió que tales ideas podrían ser contraproducentes, al menos a estas alturas. "Porque uno empieza a convertirlo en una obra de Broadway en vez de en la obra que tiene que ser", explicó. "Si lo que tiene que ser llega a convertirse en algo digno de Broadway, entonces fantástico".

___

En Internet:

www.geffenplayhouse.com