EE.UU. advirtió hoy al grupo opositor iraní que controla el campamento iraquí de Ashraf que deje de impedir el traslado de refugiados a otro campo cercano, al señalar que "se agota la paciencia" del Gobierno de Irak, que quiere cerrar la instalación el 20 de julio.

La cooperación en ese asunto de la organización Muyahidin Jalq (MKO) será un "factor clave" en la decisión que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, tomará antes del 1 de octubre sobre si retira o mantiene a ese grupo iraní en la lista de organizaciones terroristas de EE.UU., en la que permanece desde 1997.

Así lo indicó hoy el coordinador de EE.UU. para asuntos antiterroristas, Daniel Benjamin, en una conferencia telefónica con periodistas.

El campo Liberty (en árabe "Hurriya"), situado también en Irak, es el lugar designado por la ONU para el traslado de los alrededor de 3.400 refugiados de la organización Muyahidin Jalq (MKO), opuesta al régimen de Irán, que se encontraban desde hace casi dos décadas en el campamento de Ashraf.

Aunque las autoridades iraquíes quieren completar el traslado el próximo 20 de julio, hasta ahora sólo alrededor de 2.000 refugiados iraníes han sido reubicados en Liberty, un retraso que Estados Unidos atribuye a los impedimentos puestos por el MKO.

"Al Gobierno iraquí se le está agotando la paciencia", afirmó Benjamin, que recordó que el último convoy de refugiados salió de Ashraf el pasado 5 de mayo.

El MKO, cuyo brazo político representa la principal oposición al régimen de Mahmud Ahmadineyad, "parece haber malinterpretado" el veredicto del tribunal federal de apelaciones del Distrito de Columbia (EE.UU.), que el 1 de junio dio cuatro meses a Clinton para tomar una decisión sobre el estatus de ese grupo, dijo Benjamin.

"Los líderes del MKO parecen creer que la secretaria de Estado no tiene otra elección que quitarles de la lista (de grupos terroristas), y esa conclusión es simplemente errónea", añadió.

El dictamen señala que si Clinton no emite una decisión en un sentido u otro antes del 1 de octubre, el tribunal ordenará la retirada inmediata de la organización de la lista.

Benjamin no quiso precisar si, en el caso de que el MKO persista en su bloqueo al traslado de refugiados, Estados Unidos lo mantendrá en su lista antiterrorista, aunque aseguró que Clinton "ha dejado extremadamente claro lo importante que es ese paso".

El MKO, también conocido como MEK u Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI), depuso las armas en 1990 tras haber mantenido una actividad armada contra Irán en las décadas de los setenta y ochenta desde su refugio en Irak, un periodo en el que Estados Unidos alega que asesinaron a varios militares y civiles estadounidenses.

El organismo ha empleado en el pasado el campamento de Ashraf como una base paramilitar, pero Irak considera que se encuentran en su territorio de forma ilegal, por lo que "es hora de que el MKO reconozca que ese campamento no va a seguir siendo su base" en el país vecino, subrayó Benjamin.

La reubicación responde a las denuncias de los iraníes que residen en el campo sobre supuestas agresiones cometidas por las autoridades de Irak, y sigue un plan de la ONU para su refugio temporal en Liberty antes de trasladarlos a terceros países.