Cuba y Estados Unidos celebrarán hoy el segundo juego de una serie amistosa que se reanuda tras 16 años en La Habana, donde un equipo universitario norteamericano derrotó por 4-3 esta madrugada al conjunto de la isla en el primer encuentro.

Los cubanos dependerán esta noche del lanzador Ismel Jiménez en el intento de igualar el resultado de la serie, que ha disparado los comentarios de aficionados locales que abogan por un mayor intercambio internacional del béisbol cubano con vistas al III Clásico Mundial en 2013.

En el partido celebrado anoche en el Estadio Latinoamericano de La Habana, un jonrón de Michel Conforto por la banda derecha con las bases llenas en el sexto 'inning' selló la victoria de los estadounidenses.

Los ganadores, previo al cuadrangular de Conforto, ligaron sencillo de Farmer y transferencia a Turner e intencional a Peterson.

El desafío comenzó con retraso de casi dos horas debido a la lluvia y el primer imparable del pleito fue un doblete de Peterson, pero el derecho Yadier Pedroso cerró sin más complicaciones el capítulo de apertura.

Los estadounidenses dependieron de Jonathon Crawford, un veloz diestro con lanzamientos sobre las 90 millas y que en la campaña universitaria registró seis victorias y dos derrotas.

El dominio de ambos serpentineros devino atractivo duelo y tras completar cinco entradas Crawford había permitido un sencillo y Pedroso dos.

Pedroso se complicó y dio paso al derecho novato Joel Suárez que solo sacó un out en el sexto cuando fue relevado por el zurdo Norberto González, quien soportó el cuadrangular decisivo de Michael Conforto.

Los cubanos ripostaron en la parte baja del séptimo por cohete de José Dariel Abreu y bambinazo de Frederich Cepeda, y marcaron otra carrera en el octavo.

El mentor de Estados Unidos, David Serrano, confirmó que el estelar lanzador zurdo Carlos Rondo debe llegar hoy a La Habana y será el abridor el lunes 9 del último encuentro.

Los restantes juegos tendrán horario nocturno excepto el del domingo con inicio a las cuatro de la tarde.