El equipo nacional de judo de Cuba llegó hoy a Japón, la cuna de este deporte, para entrenar durante diez días con vistas a los Juegos Olímpicos de Londres, donde los judokas nipones se presentan como el mayor desafío para los cubanos.

Pocas horas después de su llegada a Japón, los cubanos Asley González (90 kilogramos), Oreidis Despaigne (100) y Óscar Braison (+ 100) se presentaron en una rueda de prensa en la Embajada cubana en Tokio junto con su entrenador, Justo Noda.

"Para aspirar a una medalla olímpica hay que venir a entrenar a Japón", aseguró a Efe Noda, que tiene ascendencia nipona, de Osaka, y ha viajado al país asiático varias veces desde 1982.

El entrenador cubano recordó que el judo de "muchos países" acude a Japón antes de citas tan importantes como la de Londres, y destacó el nivel que también tienen naciones como Grecia y Rusia.

"Pero yo quisiera que la final no fuera con Japón, que fuera con otro país menos con Japón", bromeó Noda.

Los tres judokas iniciarán su entrenamiento mañana, sábado, en las instalaciones de una universidad al norte de Tokio gracias a las gestiones de Antonio Inoki, una de los más populares figuras de la lucha libre en Japón, que fue contactado por la embajada y el Ministerio cubano de Deportes.

Asley González, de 22 años y categoría de 90 kilos, aseguró que llega a Tokio con la voluntad de emplearse "a fondo, limar detalles y competir bien".

Su objetivo es "darlo todo" en los Juegos Olímpicos, explicó a Efe González, que entre otras medallas obtuvo el bronce en el Mundial de Judo de París en 2011 y en el Grand Slam de Judo de esa ciudad este 2012.

Despaigne, bronce en el Mundial de Tokio 2010, destacó el nivel de competidores como el japonés Takamasa Anai, mientras que Braison apuntó a Francia, Rusia y Corea como algunos de los países que también cuentan con judokas "fuertes".

Está previsto que tras su estancia en Japón el equipo cubano viaje el 17 de julio a París, donde permanecerá hasta el día 28, cuando viajará a la cita londinense.