El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas amplió el jueves un año más la misión de la fuerza de paz en Sudán del Sur, en una resolución en la que exhorta a la joven nación a que asuma una mayor responsabilidad en la protección de civiles.

Ante el primer año de la creación de Sudán del Sur que se cumple el lunes, el consejo también exigió que esa nación y Sudán paren hostilidades de inmediato así como los abusos a los derechos humanos contra los civiles.

Por su parte, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados opacó la próxima efeméride con sus advertencias de que la situación humanitaria en Sudán del Sur ha comenzado a alcanzar un punto insostenible.

Hace casi un año, el consejo autorizó la misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur, o UNMISS, por sus siglas en inglés, tras de que el país finalmente se independizara de Sudán.

La fuerza, a la que integran más de 5.000 efectivos así como cientos de policías y personal civil de las Naciones Unidas, fue enviada para proteger a civiles y contribuir a una mejora de la seguridad tras décadas de guerra en las que perecieron dos millones de personas.

Desde entonces, sin embargo, las naciones vecinas sólo se han aproximado al borde de una guerra de escala total debido a su falta de acuerdo en torno a temas como los ingresos petroleros y disputas sobre su demarcación fronteriza.

Aunque el consejo exhortó a Sudán del Sur a que intensifique sus propios esfuerzos de seguridad, el embajador de Sudán ante la ONU, Francis Nazario, solicitó al consejo que refuerce la misión de la ONU.

"El gobierno de Sudán del Sur desearía ver a la UNMISS haciendo mucho más de lo que hizo en 2011, y definitivamente nos pronunciamos por un mandato que le conceda mayores facultades", señaló Nazario.