La Superintendencia de Telecomunicaciones de Ecuador clausuró hoy Radio Morena FM, según informó la propia emisora, con lo que suman veinte medios de comunicación cerrados recientemente en el país.

Agentes de policía, que emplearon gases lacrimógenos, entraron en la sede de la Radio, en la ciudad costera de Guayaquil, junto con representantes de la Superintendencia y requisaron sus equipos, informó en Twitter la emisora.

Según la organización no gubernamental Fundamedios, la emisora es de propiedad de Pastora Morán, madre del parlamentario de oposición Luis Almeida.

"Es una persecución política. Los recibos están pagados", dijo a la prensa Almeida, del partido Sociedad Patriótica, quien culpó al presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Según Fundamedios, la resolución del Consejo Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) ordena la clausura de Radio Morena FM "al no operar técnicamente de acuerdo al contrato de concesión y por mantener una deuda de ocho meses por el uso del espectro".

La Superintendencia de Telecomunicaciones no quiso hacer comentarios sobre el tema y refirió a Efe a una reciente entrevista de su titular, Fabián Jaramillo, colgada en su página de internet.

En ella, el funcionario dijo a Radio Sonorama que los medios clausurados violaron la ley y la Superintendencia "no emite ningún criterio respecto al contenido" de su programación.

Jaramillo también informó que hasta entonces esa entidad había clausurado 19 radios y canales de televisión, a los que se añadió hoy Radio Morena FM.

Aunque la frecuencia de FM quedó muda tras la entrada de la policía, la frecuencia en AM siguió emitiendo.

Fundamedios ha denunciado que en Ecuador se produce "una verdadera cacería de medios de línea opositora, que significa en la práctica un ataque a cualquier posibilidad de crítica o disidencia".

Correa arremete muy a menudo contra lo que él llama la prensa "corrupta", a la que acusa de manipular la información en función de sus intereses económicos, y también ha criticado a Fundamedios.

En la entrevista, Jaramillo negó motivos políticos en las clausuras, que ocurrieron porque los medios no pagaron durante más de seis meses la cuota por el uso de la frecuencia o porque operaron con parámetros técnicos diferentes a los pactados.

Explicó que hay sanciones por emplear una potencia excesiva, ubicar un trasmisor en un sitio diferente al acordado u ocupar una frecuencia no autorizada.