La inflación en Brasil desaceleró fuertemente en junio a 0,08% y alcanzó un acumulado de 4,92% en los últimos 12 meses, cerca de la meta del gobierno para el año, informó el viernes el organismo oficial de estadística.

El resultado inflacionario de junio es el más bajo desde agosto de 2010 y presenta un fuerte declive desde mayo cuando registró 0,36%, reveló el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

Con ello, el acumulado en los últimos 12 meses (4,92 se mantuvo cerca de la meta fijada por el Banco Central para este año de 4,5% con un margen de variación de dos puntos porcentuales.

Esa cifra acumulada es la más baja desde septiembre de 2010, de 4,7%, y presentó una reducción desde el acumulado a mayo cuando alcanzó 4,99%.

La inflación había subido fuertemente el año pasado, cuando cerró en 6,5%, en el tope de la meta oficial pero las autoridades brasileñas esperan un declive este año.

La caída en el índice de precios al consumidor amplio, principal indicador inflacionario de Brasil, se registró en casi todos los grupos de precios estudiados por el Instituto de Geografía y Estadística, con especial fuerza en los de alimentos y bebidas, vivienda, vestuario y transportes.

El índice de precios al consumidor amplio es utilizado por el Banco Central como parámetro para definir la tasa referencial de intereses Selic, actualmente de 8,5%, la más baja en la historia.