El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó hoy la muerte en la provincia de Kivu del Norte de un "casco azul" integrante de la Misión de Observación en la República Democrática del Congo (Monusco).

El militar, ciudadano de India, murió atrapado en un fuego cruzado en Bunagana (Kivu del Norte) entre el ejército congoleño y el movimiento rebelde M23, cuyos integrantes amotinados portaban armas, señala la ONU en un comunicado.

El máximo responsable de Naciones Unidas expresó su preocupación por la situación en el este del país y pidió que "se ponga de inmediato fin a la violencia perpetrada por los grupos armados".

Ban también ofreció sus condolencias a la familia de la víctima, así como al Gobierno y pueblo de India.

El movimiento rebelde M23 "invadió el territorio de Bunagana, cerca de la frontera (con Uganda)", confirmó a Efe un portavoz militar en Kampala, que también señaló que los ataques perpetrados por los seguidores del militar desertor de la RDC Bosco Ntaganda obligaron a huir a más de 600 efectivos de las fuerzas armadas hasta la vecina Uganda.

Las autoridades locales advirtieron de que la nueva oleada de violencia ha forzado además a que civiles crucen la frontera y calculan que hay al menos de 20.000 personas desplazadas.

En junio pasado el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad una resolución en la que condena el motín liderado por Ntaganda -buscado por la Corte Penal Internacional (CPI)- en el este de la RDC y el apoyo externo que los rebeldes de esa zona reciben.

Milicianos del denominado M23 comenzaron a atacar a las fuerzas armadas de la RDC en abril, tras las sospechas de que el Gobierno de Kinshasa estaba tratando de arrestar y entregar a Ntaganda a la CPI.

La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), que implicó a varios países africanos.

La misión de observación de la ONU en la RDC es una de las mayores del organismo internacional y está integrada por un total de 19.171 uniformados, de los que 17.042 son militares, 730 observadores militares y 3.126 policías, así como civiles y voluntarios.

Un total de 51 países tienen desplegados personal militar en la Monusco, entre los que están además de India, latinoamericanos como Bolivia, Guatemala, Perú, Paraguay y Uruguay, y europeos como Bélgica, Francia, Irlanda, Noruega, Polonia, España o Reino Unido, además de Estados Unidos, Canadá y otros.

En Monusco, además, hay policías procedentes de Bangladesh, Bélgica, Benin, Burkina Faso, Camerún, Canadá, República Centroafricana, Chad, Costa de Marfil, Egipto, Francia, Guinea, India, Jordania, Madagascar, Mali, Níger, Nigeria, Rumanía, Senegal, Suecia, Togo, Turquía, Ucrania, Uruguay y Yemen.