Los ataques perpetrados por los seguidores del desertor del Ejército de la República Democrática del Congo (RDC) Bosco Ntaganda han obligado a huir a más de 600 efectivos de las Fuerzas Armadas, que han cruzado la frontera con la vecina Uganda, indicó hoy a Efe un portavoz militar.

"Un batallón entero de soldados congoleños y algunos policías han cruzado a Uganda", dijo el portavoz de la Segunda División del Ejército de Uganda, Peter Muguisa, que precisó que el movimiento rebelde M23 "invadió el territorio de Bunagana, cerca de la frontera (con Uganda)".

"Hemos desarmado a los soldados (huidos). Ahora están en el Batallón 63, en Kisoro (en el suroeste de Uganda)", explicó Muguisa, que en el momento de la conversación con Efe se encontraba viajando hacia la mencionada localidad.

Las autoridades locales advirtieron de que la nueva oleada de violencia ha forzado además a una marea de civiles a cruzar la frontera y calculan que el número de desplazados es de al menos de 20.000 personas.

El Comisario del Distrito de Kisoro, Ahamed Doka, explicó que los enfrentamientos entre soldados del Ejército de la RDC y del M23 comenzaron alrededor de las 03.00 hora local de ayer (00.00 hora GMT) y se prolongaron durante toda la noche.

No obstante, según Muguisa, la situación en Uganda es tranquila. "Aparte del influjo de refugiados, no hay más problemas", dijo.

Ntaganda -desertor del Ejército de la RDC y buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) por supuestos crímenes de guerra y contra la humanidad- cuenta con una milicia de amotinados, el grupo rebelde denominado M23.

Sus tropas comenzaron a atacar a las Fuerzas Armadas de la RDC el pasado mes de abril, tras las sospechas de que el Ejecutivo de Kinshasa estaba tratando de arrestarlo y entregarlo a la CPI.

El pasado 8 de abril, también se registraron fuertes enfrentamientos en la zona fronteriza con Uganda que resultaron en la llegada de unos 6.000 refugiados congoleños.

La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), que implicó a varios países africanos.