La directora del anexo femenino de una cárcel fue asesinada a disparos el viernes junto con su esposo cuando salían de su vivienda, informó el Ministerio de Servicios Penitenciarios.

En un comunicado, el ministerio dijo que el asesinato de Nelly Ramón Torres, directora del anexo femenino del Centro Penitenciario de Occidente, ocurrió en el poblado Santa Ana, del estado Táchira, 600 kilómetros al suroeste de Caracas.

El canal de noticias Globovisión informó en su página de internet que Ramón Torres y su esposo recibieron varios disparos de dos hombres que se trasladaban en una motocicleta. Es la segunda alta funcionaria de una cárcel venezolana que es asesinada en menos de dos meses.

La jefa de recursos humanos de la cárcel del estado suroccidental de Mérida, Roxanne Paola Molina Avila, fue baleada a finales de mayo cuando se trasladaba en un vehículo por un sector de la entidad y fue interceptada por dos hombres armados.

Molina Avila pereció horas después a consecuencia de los disparos.

Las cárceles venezolanas son consideradas como unas de las más violentas de la región donde operan bandas armadas que rivalizan por el control de los pabellones y el comercio de armamentos y drogas que guardias corruptos venden a los reclusos.

Para atender la severa crisis carcelaria el presidente Hugo Chávez creó a mediados del 2011 un ministerio especial para el sector y nombró frente a ese despacho a la congresista oficialista Iris Varela que emprendió una serie de planes para reorganizar los penales y mejorar las condiciones de reclusión y de hacinamiento.

Varela declaró recientemente a la AP que de los 33 penales que hay en el país el gobierno solo mantiene el control total en al menos unos siete centros.

Las organizaciones de derechos humanos que laboran en el área carcelaria sostienen que pese a la creación del ministerio y las medidas adoptadas por Varela, la crisis en los violentos penales venezolanos se mantiene.

Durante 2011 hubo 560 muertos en los penales venezolanos, cifra que supera a la de 2010, cuando se registraron 476 asesinatos.