En América Latina es donde más periodistas mueren en todo el mundo, con 23 asesinatos entre enero y junio de este año, según un informe del grupo suizo para la libertad de prensa Press Emblem Campaign (PEC).

México es uno de los lugares más peligrosos del mundo para los periodistas

- Carlos Lauría

PEC informó que México es el segundo país del mundo en asesinatos de periodistas, con ocho asesinatos perpetrados en los últimos seis meses. Brasil ocupa el quinto lugar, con seis periodistas muertos, mientras que en Honduras hubo cuatro periodistas muertos y en Bolivia, dos.

En Colombia, Panamá y Haití la cifra es de un periodista muerto por cada país, y la devastada Siria está a la cabeza con 20 periodistas muertos en 2012.

"La impunidad de los responsables de las violaciones de los derechos humanos contra periodistas es uno de los mayores obstáculos para su seguridad", se afirma en una declaración de PEC. "Es necesario que se realicen investigaciones rápidas e independientes de conformidad con los estándares internacionales ante cualquier denuncia de violaciones".

La constante violencia relacionada con el narcotráfico en México contribuyó a la elevada cifra de periodistas muertos en el primer semestre de este año. Desde que el saliente presidente Felipe Calderón declaró la guerra a los carteles de la droga en 2006, más de 50,000 personas han perdido la vida en el consiguiente conflicto.

El mes pasado, el gobierno mexicano aprobó una enmienda constitucional que convierte los ataques a la prensa en un delito federal. La enmienda permitirá a las autoridades federales investigar y castigar delitos cometidos contra periodistas, personal o instalaciones cuando se vean afectados el derecho a la información o el derecho de expresión, según el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés).

Si bien el CPJ elogió la aprobación de la enmienda, Carlos Lauría, el coordinador principal del programa para América del CPJ, advirtió que México está lejos de ser un lugar seguro para los periodistas y que la prensa —y la democracia misma— se encuentra amenazada en ese país.

"México es uno de los lugares más peligrosos del mundo para los periodistas" declaró Lauría a Fox News Latino. "Uno de los peores efectos del aumento de la violencia es que los periodistas están trabajando en una cultura de miedo que lleva a la censura".

Varias agencias noticiosas mexicanas han aceptado acatar recomendaciones de no glorificar a los traficantes de drogas, no publicar mensajes de propaganda de los carteles ni revelar información que pudiera hacer peligrar las operaciones policiales por temor a represalias de los carteles.

A comienzos de esta semana, las autoridades mexicanas del estado de Veracruz arrestaron a nueve sospechosos pertenecientes al crimen organizado en relación con el asesinato del periodista mexicano Víctor Báez Chino.

"Este es el primer caso en el que las autoridades mexicanas han podido arrestar sospechosos por el asesinato de un periodista en Veracruz," informó el Centro Knight para el Periodismo en América de la Universidad de Texas en Austin.

Tras el golpe de estado de 2009 que derrocó al presidente Manuel Zelaya, Honduras registró una escalada en los asesinatos de periodistas que atrajo la atención internacional. Un informe de las Naciones Unidas de octubre de 2011 sobre la delincuencia y las drogas indica que Honduras tiene la tasa de homicidios per cápita más alta del mundo, con 82.1 asesinatos por cada 100,000 habitantes.

Lauría atribuyó la violencia en ese país a tres factores: la delincuencia desenfrenada, la presencia de carteles mexicanos —especialmente en la costa este del país— y la polarización política que ha dividido al país desde el golpe de estado de 2009.

"Todo estado necesita garantizar que los periodistas cuenten con un ambiente seguro que les permita realizar su trabajo de manera independiente y sin ninguna interferencia. Esto debe ser así tanto durante un conflicto como en épocas de paz. Hay una creciente amenaza contra la seguridad de los periodistas en manos de actores no estatales, como grupos terroristas y organizaciones criminales", afirma Press Emblem Campaign.