La ola de calor que azota Estados Unidos ha dejado ya al menos 19 muertos, mientras que más de 1,2 millones de personas en once estados continúan sin suministro eléctrico desde las tormentas sufridas el pasado viernes, una situación que según informó hoy el Servicio Meteorológico Nacional, empeorará en los próximos días.

"La ola de calor continúa durante gran parte del centro y este de Estados Unidos, con altas temperaturas que se prevé sean de 10 a 15 grados por encima de lo normal", informó el Servicio Meteorológico Nacional en su página web.

La agencia meteorológica estadounidense también advirtió de que los altos niveles de humedad provocarán que se superen los 43 grados en lugares como Minneapolis, Chicago, Kansas City o San Luis.

En el área de Washington, donde las compañías aún intentan restablecer la electricidad a unos 116.000 hogares y negocios, al menos cuatro vecindarios cancelaron los fuegos artificiales para la celebración del 4 de Julio.

La tormenta que azotó el área de la capital la noche del viernes fue inesperada para los meteorólogos por tratarse de un "derecho", un fenómeno que sólo pasa por la zona cada cuatro años de media y es más habitual en el medio oeste estadounidense y la zona de los Grandes Lagos fronterizos con Canadá.

En Colorado, donde en las últimas semanas se ha producido el incendio más destructivo de su historia, el gobernador, John Hickenlooper, ha prohibido emplear fuegos artificiales para celebraciones privadas en todo el estado.

Otros estados del Oeste, que también se han visto afectados por una temporada de incendios temprana, como Utah, se han sumado a las restricciones, ya que "el peligro de incendio y su propagación extremadamente alto este año", advirtió el Departamento de Salud.