El presidente estadounidense y candidato a la reelección, Barack Obama, fue saludado hoy por una joven que perdió a su hermana, que no pudo optar a un seguro médico, por un cáncer y agradeció al mandatario entre lágrimas su reforma sanitaria.

Al final de un día de campaña en la localidad de Sandusky, el inicio de una gira en autobús por el estado de Ohio, Obama fue saludado por Stephanie Miller, quien posteriormente relató que solo quería agradecer al mandatario haber conseguido en 2010 la aprobación de su reforma sanitaria.

Miller, que fue consolada por el presidente, contó a Obama que su hermana falleció hace cuatro años a causa de un cáncer de colon, en parte porque no pudo acceder a un seguro médico.

Según la joven su hermana no tenía cobertura sanitaria de su empleador y "pese a que fue diagnosticada de cáncer, sus ingresos eran demasiado altos para poder optar por el Medicaid", un programa público de salud para personas de bajos ingresos.

Con la reforma sanitaria, que la semana pasada fue declarada constitucional por el Tribunal Supremo, a partir de 2014 toda empresa con más de 50 empleados debe ofrecer cobertura a sus trabajadores, además se ampliarán los programas de Medicaid y quedará prohibido que un seguro privado rechace coberturas con la excusa de que se trata de condiciones o enfermedades preexistentes.

Tras su encuentro con los residentes de Sandusky, el presidente se dirigió a la localidad de Amherst, también en el estado de Ohio, considerado pieza clave en las elecciones presidenciales, donde se detuvo a tomar una cerveza y a saludar a los clientes del bar elegido para la ocasión.

El último mitin de este jueves se celebró en Parma, otra ciudad del cinturón industrial de Ohio. El viernes Obama volverá a la carretera en esta gira de campaña para visitar Boardman y Poland, en el mismo estado.