El mercado laboral de Estados Unidos mostró en junio por tercer mes consecutivo un leve aumento con la contratación de 80.000 personas, en un indicio de los apuros en la economía nacional para crecer.

El Departamento de Trabajo informó el viernes que la tasa de desempleo permaneció en 8,2%.

La economía ha incorporado sólo 75.000 empleos al mes en el trimestre de abril a junio, cifra que representa únicamente un tercio de los 226.000 mensuales generados en el primer trimestre.

La creación de puestos de trabajo en los primeros seis meses de 2012 es también menor al ritmo del año pasado.

Un mercado laboral flojo disminuye la confianza del consumidor en la economía nacional. La población ha frenado el gasto, aunque el precio de la gasolina ha tenido una baja pronunciada.

Un desempleo elevado podría favorecer al candidato presidencial del Partido Republicano, Mitt Romney. Una encuesta de Associated Press-GfK, difundida el mes pasado, mostró que más de la mitad de los entrevistados desaprobaba la forma en que el presidente Barack Obama maneja la economía.