El secretario ejecutivo del Foro de Sao Paulo, Valter Pomar, dio por inaugurada la XVIII edición del evento y reiteró a los representantes de la izquierda del mundo reunidos en Caracas que hay que mantener "cada vez más fuerte" la lucha contra el capitalismo neoliberal y amenazas de las derechas.

"Hay mucho que analizar, hay mucho que debatir, pero hay cosas que están totalmente claras (...) hay que mantener cada vez más fuerte la lucha contra el capitalismo neoliberal", dijo Pomar, quien señaló que el tema central del encuentro se debe basar en qué hacer "frente a las amenazas" de las derechas "y los imperialismos".

El también miembro de la dirección nacional del Partido de los Trabajadores de Brasil, advirtió que los militantes de la izquierda latinoamericana y caribeña aún tienen mucho trabajo por delante en términos de "igualdad, democracia y justicia social en la región" y que los cambios que se han alcanzado "están siendo amenazados".

"Las amenazas vienen en primer lugar de la crisis internacional que estratégicamente es una gran oportunidad porque deja claro lo que es del capitalismo neoliberal, pero prácticamente la crisis internacional es una amenaza y un riesgo para nuestras economías y nuestras sociedades", apuntó el político.

El dirigente del PT también admitió que las amenazas también vienen de los propios "errores y debilidades" de la izquierda regional, de sus propias "insuficiencias".

Dio las gracias a los anfitriones venezolanos y dijo que el foro debe dar su apoyo al pueblo de Venezuela "en la batalla electoral de este año" y señaló que la izquierda latinoamericana y caribeña "apoya a Hugo Chávez Frías".

"Los compañeros me decían que estaba teniendo mucho destaque en los medios internacionales y venezolanos este encuentro y hay algunos periódicos que nos acusan de injerencistas. ¿Qué querían, que apoyáramos a alguien que amenazó físicamente a la embajada de Cuba?", dijo Pomar en alusión al candidato opositor a la Presidencia Henrique Capriles.

Capriles fue acusado de participar en el asalto a la embajada de Cuba durante el golpe de Estado que derrocó brevemente a Chávez en abril de 2002 y el ahora candidato a la Presidencia ha explicado reiteradamente que su único propósito fue calmar los ánimos de los opositores radicales que amenazaban la sede.

El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, pidió "el apoyo de los pueblos del mundo" para evitar que la derecha de su país no reconozca los resultados electorales de las elecciones presidenciales del 7 de octubre, comicios que aseguró, ganará Chávez.

"No vamos a traicionar a los pueblos libres del mundo, a los pueblos que no tenían voz y ahora la tienen, cuenten con el Gobierno del comandante Chávez, cuenten con el pueblo de Venezuela y cuenten con el territorio venezolano para seguir haciendo revoluciones en Latinoamérica y el mundo", dijo Cabello.

El vicepresidente de El Salvador, Salvador Sánchez, miembro del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y también candidato presidencial para las elecciones de 2014 dijo que su organización respalda "la lucha por desarrollar un modelo diferente al neoliberalismo".

"No es una consigna 'Caracas la ciudad de la izquierda latinoamericana', es una realidad, Caracas es la ciudad de la izquierda latinoamericana y aquí de construyen las ideas, aquí se construye una lucha ideológica firme que debe servir de ejemplo", dijo Sánchez.