El alemán Andre Greipel encabezó un sprint hasta la meta y ganó el jueves la quinta etapa del Tour de Francia, su segundo triunfo al hilo, mientras que Fabian Cancellara conservó la camiseta amarilla por sexta jornada consecutiva.

La ruta mayormente plana de 196,5 kilómetros desde Rouen hasta Saint-Quentin estaba diseñada a la medida para los sprinters, excepto por un pequeño tramo de colinas cerca de la meta.

Greipel se impuso con tiempo de 4 horas, 41 minutos, 30 segundos. El australiano Matthew Harley cruzó la meta segundo y el argentino Juan José Haedo arribó tercero, ambos con el mismo tiempo que el ganador.

Al igual que en la cuarta etapa, un choque estropeó el tramo final de la ruta, y Greipel se declaró "afortunado" por volver a zafarse del accidente.

"De alguna manera me mantuve en la bicicleta", dijo Greipel. "Fue un cierre bastante difícil... y también tuvimos suerte por alcanzar a los que se fugaron".

La cima de la clasificación general se mantuvo intacta: Bradley Wiggins marcha segundo, a siete segundos del líder suizo, mientras que el campeón defensor Cadel Evans está séptimo, a 17 segundos.

Cancellara vestirá la camiseta amarilla por 27ma vez en su carrera, un récord para un ciclista que nunca ha conquistado el Tour.

"Es más especial cuando haces historia así en el Tour", señaló Cancellara, el único líder general desde que ganó el prólogo inaugural el sábado.