El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, dialogará con pandilleros presos en su visita a El Salvador para conocer la "tregua" entre esos delincuentes que ha disminuido los asesinatos en el país, dijeron hoy fuentes oficiales.

El titular de la Organización de Estados Americanos (OEA) "va a visitar al menos dos centros penales y va a hablar con algunos privados de la libertad", señaló a periodistas el ministro salvadoreño de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés.

El ministro aseguró que Insulza cumplirá su visita el 12 y el 13 de julio.

Una fuente de la Cancillería confirmó a Efe que Insulza "viene el 12" de julio, pero indicó que posteriormente se divulgará su agenda oficial.

Munguía Payés apuntó que Insulza se reunirá con el presidente salvadoreño, Mauricio Funes; el canciller Hugo Martínez y las autoridades de Seguridad, sin precisar la fecha.

Agregó que los pandilleros y los mediadores de la "tregua", el obispo castrense Fabio Colindres y el exdiputado del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) Raúl Mijango, tienen interés en que Insulza sea "garante" del proceso.

"Hay una especie de requerimiento de los mediadores y también de las pandillas de que el secretario Insulza se pudiera convertir en un garante de este proceso", expresó el ministro.

La OEA dijo en un comunicado el 9 de mayo que el Gobierno salvadoreño invitó a Insulza a conocer la "tregua" entre las pandillas, que desde marzo ha disminuido el promedio diario de asesinatos de 14 a alrededor de cinco, según las autoridades locales.

Insulza tenía prevista su visita en la última semana de junio, pero la aplazó por problemas de agenda, dijo Munguía Payés.

La "tregua" entre la Mara Salvatrucha y la Mara 18, las pandillas más violentas del país, comenzó el 8 de marzo, cuando sus cabecillas empezaron a ser trasladados de un penal de máxima seguridad a otros con menos restricciones.

El Gobierno de El Salvador rechaza acusaciones de que en realidad negoció con las maras y sostiene que se limitó a "facilitar" la mediación y que el traslado de los reos fue para que comunicaran los acuerdos a los demás pandilleros presos, no un privilegio.