La reapertura de las rutas de suministro por tierra para los convoyes de la OTAN y de EE.UU. hacia Afganistán, a través de Pakistán, permitirá ahorrar miles de millones de dólares al Pentágono, informaron hoy fuentes militares estadounidenses.

Las autoridades calculan que el ahorro será de 70 a 100 millones de dólares al mes, indicó en un encuentro con la prensa el capitán de la Marina John Kirby.

"Siempre hemos dicho que mover (el cargamento) por la vía terrestre es más barato y más rápido", señaló Kirby, quien aseguró que "ahora que (las rutas) están abiertas, ahorraremos dinero".

Pakistán cerró las rutas de suministro después de que en noviembre del pasado año murieran 24 militares paquistaníes en un ataque de la OTAN en la frontera con Afganistán llevado a cabo por militares estadounidenses.

Tras el cierre de la frontera, la OTAN tuvo que buscar rutas alternativas a través de otros países de Asia-Central, lo cual elevó el coste del envío de convoyes de abastecimiento y hubiera aumentado exponencialmente con el inicio de la retirada de las tropas.

La OTAN tiene desplegados cerca de 130.000 soldados en Afganistán de los que 90.000 son estadounidenses.

Estas fuerzas han comenzado un proceso gradual de retirada cuya conclusión está prevista para finales de 2014.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, anunció la decisión de Pakistán de reabrir las líneas de abastecimiento el pasado martes tras una conversación con su homóloga paquistaní, Hina Rabbani Khar, a la que expresó su "profundo pesar" por aquel "trágico incidente" de noviembre de 2011.

El Departamento de Defensa también expresó "su pesar y condolencias" por las muerte de los militares paquistaníes, recordó Kirby, quien aseguró que los militares estadounidenses han reconocido los errores.

Los convoyes la OTAN empezaron hoy a cruzar los pasos fronterizos de Pakistán, que mantendrá el mismo acuerdo que estaba en vigor antes del cierre de las fronteras.

"No ha habido ningún cambio en dichos acuerdos", señaló Kirby, pese a que durante las negociaciones tras el incidente, Pakistán había pedido que se pagaran 5.000 dólares por cada contenedor de carga que atravesara su país, frente a los 250 dólares que se abonaba previamente.

Pakistán no cobrará tasas adicionales de tránsito y limita su permiso de paso a "cargas no letales" y al equipamiento de las fuerzas de seguridad afganas "esencial para asegurar la paz y estabilidad de Afganistán".

Kirby indicó además que Estados Unidos continuará trabajando para mejorar la relación bilateral con Pakistán, considerado un socio estratégico por el gobierno del presidente Barack Obama para garantizar la estabilidad en Afganistán y como socio en la lucha antiterrorista.