El ministro de Hacienda de Paraguay, Manuel Ferreira, ofreció hoy nuevas opciones de crédito al empresariado para reflotar la economía, capitalizando en unos 240 millones de dólares la banca pública de segundo piso gracias a los fondos de pensiones.

En un almuerzo con representantes gremiales del país, Ferreira aludió también a la Corporación Andina de Fomento (CAF)-cuyos responsables "nos han abierto las puertas"- y calculó en 300 a 500 millones de dólares los préstamos del CAF accesibles para Paraguay.

El ministro, jefe del Equipo Económico Nacional, recordó que el Ejecutivo ya ha presentado proyectos por valor de 480 millones de dólares y se congratuló de que el Legislativo despejara hoy el camino de dos de ellos, la construcción del metrobús y la rehabilitación del centro asunceno, por valor de 140 millones.

Según Ferreira, el anterior Ejecutivo consiguió sólo un 17 por ciento de ejecución del presupuesto de 2012 -en gran medida, por el bloqueo del Legislativo- que, recordó, es deficitario en 700 millones de dólares, del total de 23.000 millones del producto interno bruto (PIB) nacional.

Si bien observó que Paraguay tiene "la gran ventaja" de tener que hacer obras de infraestructura, generadoras de empleo, destacó que el Estado no llega y es necesaria la contribución del sector privado, a los que anunció el impulso de una "ley de concesiones".

Consciente de las dificultades para acceder a créditos a bajo interés y largo plazo, el ministro ofreció a los empresarios capitalizar la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD, banca pública de segundo piso) con fondos de pensiones como los de la Caja Fiscal y el Instituto de Previsión Social (IPS), que suman unos 1.870 millones de dólares.

Como subrayó Ferreira, los fondos de la Caja Fiscal están "durmiendo el sueño de los justos en el Banco Central" y van a ser invertidos en "bonos emitidos por la AFD con garantía del Tesoro".

Anunció la emisión la próxima semana de bonos por valor de 300.000 millones de guaraníes (unos 70 millones de dólares).

"La plata de los trabajadores tiene que servir para generar trabajo", dijo.

El ministro concretó a Efe que la previsión es capitalizar la AFD con un billón de guaraníes (unos 240 millones de dólares), una mitad de la Caja Fiscal y la otra del IPS.

También aludió ante los empresarios al posible uso para una mayor capitalización de la AFD de los fondos de la represa de Itaipú, por la que el Estado ingresa 360 millones de dólares anuales en concepto de cesión de energía a Brasil.

El objetivo es "duplicar los activos" de la AFD -el último dato oficial los cifró en 500 millones de dólares- para apoyar al empresariado paraguayo y conseguir que en diez años la agencia se convierta en un auténtico banco nacional de desarrollo.

Ferreira destacó la buena señal que Paraguay dio hoy al mundo al aprobar el Senado la entrada en vigor del Impuesto a la Renta Personal (IRP), que el Ejecutivo impulsaba desde 2005 y que, según concretó a Efe, afectará inicialmente a unos 12.000 contribuyentes.

Se trata de aquellos con ingresos anuales superiores a 120 salarios mínimos (unos 46.000 dólares), que se gravarán con un 10 por ciento. Para 2019, el proyecto prevé que paguen IRP aquellos con ingresos superiores a 36 salarios mínimos.

El ministro admitió que "hace falta un tiempo" para asegurar los ingresos tributarios previstos por el IRP y también planteó la necesidad de implantar un IVA a la producción agropecuaria para corregir las actuales "distorsiones tributarias".