El director estadounidense Todd Solondz, uno de los nombres más sonados del cine independiente y que ahora visita el festival de cine de Karlovy Vary, bromeó acerca si escribir guiones es o no una buena terapia, pues para él "la mejor terapia es el tiempo".

"El tiempo es la mejor terapia. Soy un no-nostálgico. El tiempo es el don", afirmó hoy el realizador y guionista, nacido en Nueva Jersey (EE.UU) hace de 52 años.

Autor de "Bienvenidos a la casa de muñecas", que le catapultó a la fama en 1995, y "Dark horse", que compitió en la pasada edición del festival de Venecia, Solondz afirmó estar "muy agradecido de no ser joven".

Hizo esta declaración al impartir una clase magistral y tras glosar las ansiedades con que las se enfrenta la nueva generación al abrirse paso en la vida.

Solondz expresó que dar clase es lo que realmente le gusta y que resulta el polo opuesta a la "psicosis que a uno le entra al hacer una película".

Acudió a la ciudad balneario para presentar su último trabajo, "Dark Horse", al que calificó como una de sus "comedias más tristes".

El pase tuvo lugar la víspera ante un abarrotado Grand Hall del Hotel Thermal, momento que aprovechó Solondz para recalcar: "Estoy muy feliz con este film, que es una de mis comedias más tristes".

De hecho, el autor invitó a "reíros si queréis reíros. Está bien. Y si no, no hacerlo, también está bien".

Lejos del estilo Hollywood, la cinta muestra con crudeza la sociedad consumista estadounidense, y la soledad a que se ven abocados sus miembros más frágiles, a pesar de estar rodeados de riqueza.

Sobre la financiación de su cine, señaló que "cada nueva película gana la mitad que la anterior. He perdido tanto para tanta gente, que cada vez es más difícil", reconoció.

"Me quejo, y tengo el placer de quejarme, ya que en EEUU no hay subsidios, es un economía de mercado y no una economía dirigida", agregó.

Pero esas dificultades para llevar guiones a la gran pantalla no son sólo un problema suyo, de los realizadores de cine independiente.

"El problema no es mío, es del mercado. No soy único y hay mucha competencia. Las audiencias se han encogido e internet nos ha suplantado", afirmó el norteamericano.