El presidente Hugo Chávez anunció el jueves el retiro de los agregados militares de la embajada de Venezuela en Paraguay y denunció que el personal de la misión diplomática recibió amenazas de muerte.

Y en Asunción, la cámara de senadores pidió el jueves al gobierno del presidente Federico Franco la expulsión de tres militares venezolanos, de la embajada, por considerar una presunta intromisión del canciller venezolano Nicolás Maduro en asuntos internos de Paraguay.

El gobierno de Franco no respondió aun si cumplirá o no con la solicitud senatorial

Chávez dijo en cadena de radio y televisión desde la Asamblea Nacional que "ayer yo ordené retirar (a) los compañeros militares que están cumpliendo funciones allá en Paraguay, en la Agregaduría de Defensa de nuestra embajada". Señaló que fueron enviados a Buenos Aires.

El mandatario indicó que tomó la medida ante las "amenazas hasta de muerte" que ha recibido el personal diplomático venezolano.

Sin aportar mayores detalles, dijo que el personal de la embajada ha sido señalado de estar "preparando un golpe", supuestamente contra el nuevo gobierno paraguayo.

El anuncio del mandatario se da un día después que Paraguay acordó el retiro de su embajador en Caracas, y declaró persona no grata al representante diplomático venezolano en una escalada de las tensiones entre los dos países.

El gobierno paraguayo justificó la medida alegando que lo hizo por "las graves evidencias de intervención por parte de funcionarios de la República Bolivariana de Venezuela en asuntos internos de la República del Paraguay".

El embajador venezolano en Paraguay, José F. Javier Arrúe De Pablo, se encuentra fuera de ese país desde hace una semana cuando fue llamado a consultas en Caracas.

El distanciamiento entre Paraguay y Venezuela se dio luego que el mandatario Fernando Lugo, estrecho aliado de Chávez, fue destituido el 22 de junio por el Senado de su país y reemplazado por el vicepresidente Franco.

Chávez negó los señalamientos de las autoridades paraguayas de que el canciller Maduro habría incitado al alto mando militar de ese país a una sublevación, y señaló que el funcionario acudió a la cita con los generales suramericanos acompañado de sus colegas de Unasur para "cumplir una misión" del bloque regional.

"Te envidio, Nicolás", comentó Chávez al desestimar la decisión que tomó Paraguay de declarar persona no grata a Maduro.

En relación al vídeo que presentó esta semana la ministra de Defensa de Paraguay, María Lys García de Arnold, para acusar a Maduro, el gobernante expresó que es un "vídeo descontextualizado todo".

Chávez criticó con dureza a las actuales autoridades paraguayas y dijo que forman parte de un "verdadero enclave dictatorial" que fueron quedando "cuando fueron desapareciendo las dictaduras militares".

"El golpe (en Paraguay) estaba cantado. Decisión del Pentágono", agregó.

El gobernante denunció que "un grupo de esos senadores del Paraguay, de esos que dieron el golpe, estaban pidiendo dinero, o sea nos pedían dinero a nosotros para permitirnos entrar al Mercosur".

Agregó que su gobierno se negó a pagar a los senadores paraguayos, a los que llamó "verdaderas mafias", y dijo que funcionarios brasileños y argentinos fueron testigos de los intentos de extorsión que recibió Venezuela.

El Mercosur y Unasur suspendieron a Paraguay como miembro pleno hasta tanto se realicen las elecciones generales en abril de 2013, pero Venezuela en particular anunció el corte del suministro de diesel a través de un convenio vigente desde el 2004.

--

El periodista Pedro Servín de Asunción contribuyó a esta información.