Chavela Vargas no habla nunca por hablar pero hoy en "su" casa, la Residencia de Estudiantes, de su boca no ha salido más que poesía y Lorca. "¿Sorprendida de estar aquí?. Que sé yo. Ustedes inventen lo que quieran", se ha burlado parapetada en sus 93 años de la porfía de los periodistas por atarla a la prosa.

La cantante, de hablar trabajoso y en silla de ruedas aunque sin el oxígeno que de vez en cuando dicen que precisa, ha resuelto, sorprendiendo a todos, viajar desde su casa mexicana a "su" casa española, tras siete años ausente, para homenajear a Federico García Lorca con un disco, "La Luna Grande", un concierto y la grabación de un documental, "El ruiseñor y la noche".

"Hace siete años estuve aquí viviendo, peleándome con todos los becarios y ellos conmigo. Regreso y encuentro unos brazos tendidos que me dicen 'bienvenida'. Quería venir a verlos, saludarlos y ver a mi España, que decían que estaba muy mal y no es cierto", ha comenzado su "plática" con las decenas de los periodistas que han acudido a la rueda de prensa celebrada en la Residencia.

"España está bellísima. No hay crisis, es mentira. Es la hembra de Europa y México el varón de América. Te saludo España, te saludo Isabel la Católica, con toda mi alma. Así estoy yo hoy, esperando la esperanza de ser esperanzada", ha dicho para, a continuación pedir que le hicieran preguntas "para no contestarlas", con lo que ha provocado en la audiencia la primera carcajada de muchas.

Vestida con camisa, pantalones y zapatos negros, un pañuelo rojo con lunares rojos al cuello, y los ojos ocultos por unas gafas oscuras, ha ido y venido por Federico García Lorca y el disco que ha grabado, por sus amigos los poetas, los espectros que la acompañan, y su propia mismidad: "Salud, Chavela, yo te saludo", se ha auto cumplido.

"Con García Lorca tuve un acercamiento cuando viví aquí. Una noche de nostalgia pude recordar lo que no había perdido. No encontré a Federico, fue él el que, como un clavel que revienta, me encontró. A sus órdenes, le dije", ha relatado sobre la selección de poemas para el disco, que recita con la base acústica de sus canciones más conocidas, de "La Llorona" a "Macorina".

"¿Qué deudas tengo con él y él conmigo?. Muchas. Aquí veníamos a tocar el piano, a llamarle las noches cuando no dormía. Oía todo lo que no se puede oír. Aquí se juntó el bien, el mal, la noche, el día", ha recordado.

No le duele nada, vive tranquila, en paz con sus sentimientos, afortunada de poder decir que hizo siempre lo que quiso, enamorada de la grandeza de las cosas simples, y "con la sorpresa inmensa" de que una mañana, de repente, no pudo caminar.

"Ahí pagué todas mis culpas. Esto -la silla de ruedas- lo debo a la vida. Pues hágase tu voluntad", ha zanjado provocando de nuevo las risas de la audiencia y de sus dos "ángeles", las enfermeras Lorena y Liliana, que la acompañan desde México.

Después de "aquí", subraya, no sabe dónde irá, "posiblemente a darle la vuelta a la Residencia acompañada de un montón de gatitos negros", para que le hablen "de lo que pudo haber sido y no fue".

"Espero a los poetas, el cielo, la vida, para que me lleven donde no se va nunca; a pasar por la puerta más grande, la más bella, donde se ven las estrellas. Aquí estoy para lo me manden, bañada, como Granada, por la luz salada de la nostalgia del mar", ha añadido.

La presidenta de la Fundación García Lorca, Laura García Lorca, muy emocionada con la acogida a la artista, a la que los periodistas han aplaudido en varias ocasiones, ha asegurado que Vargas ha hecho "suyos" los poemas de su tío, dándoles una "hondura y verdad conmovedores".

La periodista María Cortina, coautora con la cantante de "Dos vidas necesito. Las verdades de Chavela", ha asegurado que Isabel Vargas Lizano, nacida en Costa Rica pero residente en México desde que era una adolescente, le ha contado en "chorrocientas" horas de "plática" muchas verdades aunque difieran entre ellas.

"¿Cuál es la verdad?. Chavela siempre que habla cuenta verdades, aunque no coincidan", ha bromeado Cortina, que escribió la versión para México hace tres años y que ahora sido corregida para su publicación en España por Montesinos.

HASH(0xa26e7e0)

Por Concha Barrigós