El escritor peruano Alfredo Bryce Echenique recrea pasajes de su infancia y las vivencias de su abuelo, el banquero Francisco Echenique, en su nueva novela "Dándole pena a la tristeza", dijo hoy en entrevista con Efe.

El autor de "Un mundo para Julius" le rinde un homenaje a su abuelo materno en el primer capítulo de su nueva obra, aunque "más bien parece que le estuviera dando una paliza", bromeó.

"Lo pongo herido, escapándose de una casa después de una aventura amorosa nocturna, haciéndose llamar el Quijote de la Mancha para ocultar su verdadero nombre y el escándalo social".

El abuelo de Bryce inspiró la historia de Fermín Antonio de Ontañeta Tristán, el patriarca de una familia limeña que vive el auge por la minería en el siglo XIX y, posteriormente, su ocaso.

"Ese capitulo con que arranca esta novela es patético, entrañable y transcurre en La Punta", recordó Bryce en alusión al balneario cercano a Lima en el que pasó sus veranos de infancia en la casa de sus abuelos maternos.

"Mi abuelo era el patriarca de la familia y los veranos de mi infancia eran de un mundo del siglo XIX", dijo el autor de 73 años.

Así como Bryce conoció la opulencia de la aristocracia limeña, también vivió los excesos de las grandes empresas extranjeras ligadas a la minería en la sierra central de Perú a mediados del siglo XX.

"Yo he vivido de chico en esos campamentos mineros y he visto incluso a los grandes jefes norteamericanos protestar contra sus empresas por el horror que hacían con los mineros analfabetos peruanos", recordó el escritor.

"Los declaraban comunistas porque pedían hacer un campo de fútbol para que se entretuvieran los domingos", expresó.

Al hacer un paralelo con la convulsión social que vive el actual Gobierno de Ollanta Humala por reclamos contra la minería, Bryce opinó que el presidente peruano "no ha tenido reflejos rápidos para reaccionar a las quejas y a la politiquería de izquierda trasnochada".

"Todo esto se pudo evitar tan rápido; ahora hay muertos y el drama se está convirtiendo en algo incontrolable", manifestó en referencia a las protestas sociales que han dejado cinco muertos esta semana en el norte de Perú.

Respecto a las denuncias de plagio presentadas en su contra en el 2006, Bryce dijo a Efe que "los juicios" que le hicieron los ha "ganado" e inclusive le han devuelto la sanción económica impuesta en 2009.

Consultado sobre sus próximas publicaciones, Bryce dijo que los veranos de infancia en La Punta estarán probablemente en otra novela, al igual que otros tres libros planeados para los próximos 10 años.

Confesó que le solicitan el tercer volumen de sus antimemorias, "que quisiera escribir en esta década", dijo Bryce, y adelantó que ya tiene listo el nombre de otra novela: "Los hijos del general", pero "hay que ver que viene debajo porque no tengo ni la primera frase ni el desenlace".

Bryce adelantó que hará otro libro de cuentos porque le gustaría también ser recordado por ese género literario.