El Athletic de Bilbao se desvinculó el viernes de las críticas que su técnico Marcelo Bielsa realizó a las obras que se realizan en las instalaciones de entrenamiento del club español.

El timonel argentino admitió el jueves que protagonizó un altercado con el responsable de las obras de remodelación de las instalaciones de entrenamiento del Athletic, que según Bielsa "se hicieron mal sabiendo que se estaban haciendo mal".

"El Athletic Club no comparte, en absoluto, la opinión personal y subjetiva expresada por Marcelo Bielsa en la rueda de prensa de ayer, respecto al desarrollo de las obras, grado de cumplimiento del contrato de obra y profesionalidad de las personas involucradas en el proyecto de construcción", señaló el equipo en un comunicado.

El club destacó "el correcto cumplimiento del contrato de obra realizado hasta la fecha, por lo que pide disculpas públicamente por los perjuicios que las declaraciones de un empleado del Athletic Club hayan podido causar a la empresa constructora y a sus trabajadores".

El Athletic indicó que el club es el único responsable de evaluar y opinar sobre la calidad de las obras, a través de "profesionales cualificados y con criterio técnico suficiente para valorar dichas tareas constructivas".

Bielsa calificó las obras como un "robo y una estafa" porque supuestamente no cumplían con lo que se había pedido.

"No se puede tener un plantel de 300 millones de euros y no tener un campo acorde con esos jugadores", criticó el timonel. "Empezar la pretemporada en Lezama en estas condiciones me desprestigia mucho como entrenador, porque yo soy el responsable de que las condiciones de trabajo sean estas. Las obras se hicieron mal sabiendo que se estaban haciendo mal".