Lance Armstrong acusó el jueves al director ejecutivo de la agencia antidopaje estadounidense, Travis Tygart, de lanzar una venganza contra él después que cinco ex compañeros recibieron suspensiones reducidas tras admitir dopaje a cambio de atestiguar contra el siete veces ganador del Tour de Francia.

"A ver si comprendo esto, ¿que vengan y les digan exactamente lo que desean oír a cambio de total inmunidad y anonimato? Yo nunca recibí una oferta igual", escribió Armstrong en un mensaje de correo electrónico a The Associated Press. "Esto no significa que Tygart quiera limpiar el ciclismo, sino una persecución selectiva con sabor a venganza".

El periódico holandés De Telegraaf reportó que los ex compañeros de Armstrong han recibido suspensiones de seis meses que empezaron a fines de septiembre. Citando "fuentes bien informadas", el diario los identificó como Jonathan Vaughters, George Hincapie, Levi Leipheimer, David Zabriskie y Christian Vande Velde.

Vaughters, actualmente director de equipo en Garmin-Sharp, dijo al comienzo de la quinta etapa del Tour de Francia que la versión era "completamente falsa". La empresa matriz de Garmin-Shar, Slipstream, confirmó la negativa de Vaughters en una declaración.

"Podemos confirmar que nuestro equipo se concentra completamente en el Tour y que los informes de prensa sobre suspensiones son falsos", afirmó la compañía.

La agencia antidopaje estadounidense no confirmó el informe de De Telegraaf pero emitió una declaración en la que advirtió que los identificados podían quedar sujetos a "un escrutinio innecesario, amenazas e intimidación".

"No se tolerará ningún intento de pasar por alto los procedimientos adecuados para intimidar o silenciar a personas que podrían ser o no ser testigos", dijo la declaración.

Vande Velde y Zabriskie forman parte del equipo Garmin. Leipheimer, que corre para Omega Pharma-QuickStep, dijo que "estoy aquí para correr el Tour de Francia, y hasta ahora sigo a la caza de la clasificación general. No puedo decir nada".

Hincapie, que corre para BMC, dijo que solo deseaba ayudar a Cadel Evans a mantener su título. Agregó que no había hablado con Armstrong recientemente. "Siento que esté pasando por todo esto", comentó. "Ha hecho mucho para el deporte. Sus logros son increíbles".