Un hombre instruyó a su hijo de 18 años y a otro adolescente a agarrar armas y dispararle a un vehículo estacionado cerca de su casa en el sur de Texas, hiriendo a un agente federal que realizaba una operación de vigilancia, dijeron fiscales el jueves al presentar cargos contra los hombres.

El agente de inmigración herido, Kelton Harrison, fue atacado cuando vigilaba en espera de un anticipado acuerdo de drogas el martes por la mañana en una propiedad en cerca de Hargill, unos 40 kilómetros (25 millas) al nordeste de la ciudad de McAllen, junto a la frontera con México.

Harrison se alejó el lugar a toda velocidad en su auto, pero los hombres le persiguieron, disparándole al vehículo hasta que el agente perdió el control.

Los fiscales revelaron detalles del incidente el jueves en un tribunal Pedro Alvarado, de 41 años, y su hijo Arnoldo, de 18. Un adolescente de 16 años acusado también en el tiroteo compareció en una corte juvenil el mismo día.

La querella criminal dice que el adolescente de 16 años, cuyo nombre no es revelado a causa de su edad, disparó seis veces con un fusil calibre .22 y que Arnoldo Alvarado disparó "numerosas" veces con una pistola de 9mm, mientras iban en un vehículo conducido por su padre. El vehículo tenía las luces apagadas mientras pasó junto al de Harrison, dice el documento.

Los Alvarado enfrentan cargos de agredir a un agente federal, así como de portar y utilizar a sabiendas un arma de fuego durante un delito violento.

Enfrentan hasta 20 años a la cárcel si son declarados culpables del cargo de agresión, mientras que por el cargo de armas podrían recibir de 10 años hasta cadena perpetua.

El adolescente fue acusado en un tribunal juvenil del estado de intento de asesinato y quedó detenido en espera de otra audiencia este mes.

Arnoldo Alvarado le dijo a las autoridades que su padre detectó lo que consideró era un vehículo sospechoso y le dijo a él y a otra persona que "trajeran las armas", de acuerdo con la querella.

Harrison, que fue baleado en la espalda, consiguió manejar su auto por varios kilómetros antes de perder el control. Otros agentes llegaron al lugar y uno de ellos llevó a Harrison al hospital, donde fue operado. Una portavoz de inmigración dijo el jueves que la condición de Harrison estaba "mejorando".

En tanto, las autoridades allanaron una vivienda en Hargill y arrestaron a los dos hombres y al menor.

Las autoridades dijeron que también encontraron a dos inmigrantes que carecen de permiso para vivir en el país, los cuales aparecen como testigos materiales en los registros en línea del caso, pero no dijeron si sospechan que hayan estado involucrados en la balacera.

En los registros en internet no aparecen abogados para ninguno de los Alvarado.