La huelga que cumplen los funcionarios de la aerolínea uruguaya Pluna, que enfrenta dificultades económicas, afecta a unos 8.000 pasajeros debido a la cancelación de los vuelos con destino y origen en Argentina, Brasil, Chile y Paraguay, informaron hoy fuentes de la empresa.

La huelga se inició a las 21.30 hora local (00.30 GMT) del martes y está previsto que se extienda hasta las 18.00 hora local (21.00 GMT) del jueves, aunque la empresa decidió cancelar los vuelos hasta las 12.00 hora local (15.00 GMT) del viernes para evitar "mayores molestias" a los pasajeros.

Unos cien vuelos de Pluna desde Montevideo hacia Asunción, Buenos Aires, Córdoba, Curitiba, Porto Alegre, Río de Janeiro, San Pablo y Santiago de Chile fueron cancelados, lo que supondrá una pérdida para la empresa de 1,2 millones de dólares aproximadamente.

Para los pasajeros con boletos emitidos, Pluna ha debido ofrecerles la posibilidad de utilizarlos en otra compañía, de acuerdo a la capacidad existente, o reprogramar sus viajes para otras fechas, agregaron las fuentes.

En el aeropuerto de Montevideo se confirmó a Efe que los vuelos de Pluna previstos para la mañana de hoy se cancelaron.

"Hay pasajeros que están embarcando en otras compañías y el resto de la operativa del aeropuerto es normal", agregaron los informantes.

El presidente de Pluna Ente Autónomo, Fernando Pasadores, dijo que "mas allá" de los costes financieros de la huelga "el problema mayor es cómo afecta la imagen" de la aerolínea y "las dificultades que se genera a los pasajeros".

En "el momento" que vive Pluna, esta situación "no ayuda", agregó el funcionario en declaraciones a medios locales.

El pasado 15 de junio el gobierno uruguayo anunció un acuerdo con el Grupo argentino Leadgate para una "salida ordenada" de Pluna, de la cual tenía la mayoría de las acciones.

En el mismo acto el ministro de Transporte y Obras Públicas, Enrique Pintado, informó que las autoridades buscarán un nuevo socio privado.

Hasta entonces Pluna estaba participada en un 75 % por la Sociedad Aeronáutica Oriental (SAO), que a su vez es propiedad de Leadgate, que tiene dos tercios del capital, y la aerolínea canadiense Jazz, que posee un tercio, mientras que el Estado es el dueño del restante 25 % de las acciones.

Como parte del acuerdo a Jazz, que se integró al negocio en 2010, se le otorgó un mes de plazo para que decida si compra las acciones que hasta el pasado mes estaban en manos de Leadgate y, además, capitaliza Pluna.

La medida sindical tiene por objetivo reclamar a las autoridades que garanticen los 900 puestos de trabajo de Pluna, que atraviesa por dificultades económicas.

Para el presidente del sindicato de Pluna, Alberto Prego, la solución para los problemas de la compañía radica en que el Estado, capitalice Pluna y vuelva a ser el "dueño mayoritario".

La huelga causó malestar en el Gobierno y por ello los ministros Pintado y Fernando Lorenzo, de Economía y Finanzas, decidieron cancelar un encuentro con delegados sindicales de Pluna previsto para la tarde del martes.

La aerolínea enfrenta dificultades económicas y financieras y la empresa estatal de combustibles Ancap amenazó hace un mes con cortarle el suministro debido al no pago de una cuota de la refinanciación de una deuda de 18,5 millones de dólares.