Una docena de jóvenes opositores nicaragüenses, incluidos cuatro que se encuentran en huelga de hambre, interrumpieron hoy el tránsito de vehículos frente a la sede del Consejo Supremo Electoral (CSE), en Managua, para exigir nuevos árbitros con miras a los comicios municipales del próximo noviembre.

Los manifestantes se apostaron a las afueras del edificio del CSE, en el nuevo centro de Managua y a pocos metros de la sede principal de la Policía Nacional, con pancartas y gritando consignas como "El pueblo unido, jamás será vencido" para demandar la renovación de los magistrados del Poder Electoral.

La Policía Nacional reforzó la seguridad en la zona luego del inicio de la protesta, que no ocasionó ningún incidente.

Los reclamantes acusan a los jueces electorales de haber cometido un fraude en los comicios presidenciales del año pasado, en los que el gobernante Daniel Ortega logró la reelección, por lo que piden nuevos árbitros antes de los comicios locales del próximo 4 de noviembre.

Los titulares del Poder Electoral no se han referido a la protesta de este miércoles y tampoco a la huelga de hambre que han efectuado desde el pasado 21 de junio, en distintos momentos, nueve personas.

Según Carlos Bonilla, miembro del Frente Amplio Opositor (FAO), los jóvenes en ayuno han sido amenazados y ofendidos en horas de la noche por personas desconocidas.

Agregó que otros jóvenes pueden unirse en las próximas horas a la huelga de hambre que desde el pasado sábado realizan ahora otras cuatro personas frente a la sede del CSE.

En los comicios locales del próximo 4 de noviembre, unos 3,3 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir a 153 alcaldes y vicealcaldes, así como a sus concejales.