En el Puerto Espacial Europeo en Kurú (Guayana Francesa) todo está listo para el lanzamiento hoy, a las 21:36 horas GMT, del tercer satélite Meteosat de Segunda Generación (MSG-3), el décimo de la familia Meteosat, diseñado para tratar de mejorar la precisión de las predicciones meteorológicas.

El MSG-3, que será lanzado junto al satélite de telecomunicaciones EchoStar 17 (con cobertura en Norteamérica), está acoplado al cohete Ariane 5 y preparado para su despegue.

La familia de satélites MSG es el resultado de la cooperación entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Organización Europea para la Explotación de los Satélites Meteorológicos (Eumetsat).

El primero de esta nueva serie, rebautizado como Meteosat-8, fue puesto en órbita en 2002 y Meteosat-9 tres años después.

Los dos han continuado "con éxito" el legado de los satélites meteorológicos operacionales, que comenzó con Meteosat-1 en 1977, según la ESA.

Los cuatro satélites MSG -el último está previsto su lanzamiento en 2015-, comparados con sus predecesores, generan imágenes de la superficie terrestre mucho más nítidas en un mayor número de bandas espectrales, enviando 20 veces más información al doble de velocidad.

Esta serie toma imágenes de alta resolución de Europa, del Atlántico Norte y de África una vez cada 15 minutos, suministrando datos fundamentales para el trabajo de los meteorólogos y de las agencias meteorológicas nacionales, entre ellas la española Aemet.

El principal instrumento de estos satélites, también del que se pone en órbita hoy y que sustituirá paulatinamente a Meteosat-8, es la cámara Seviri, que toma imágenes de la superficie de la Tierra.

Así, este instrumento analizará la luz del Sol reflejada por la superficie de la Tierra y por las nubes; la temperatura de la superficie terrestre, de los mares y de las nubes; o la radiación emitida por el dióxido de carbono y el ozono disuelto en la atmósfera.

Esta generación de satélites "es capaz de monitorizar el tiempo con el detalle y la velocidad necesarias para predecir condiciones meteorológicas adversas con tan sólo unas pocas horas de antelación", según la ESA, que recuerda que esto permite enviar alertas de niebla a los aeropuertos o informar a las autoridades y ciudadanos de las nevadas.

Las imágenes generadas por Seviri tienen muchas otras aplicaciones, entre ellas la monitorización del estado de la vegetación y la identificación de incendios forestales o tormentas de arena.

En la actualidad se utilizan para alertar sobre nuevas erupciones volcánicas en Sicilia.

Además de la cámara, MSG-3, cuyo contratista principal es Thales Alenia Space, transportará el instrumento Gerb, que mide, entre otros parámetros, el calor emitido por la Tierra, y un sistema de búsqueda y salvamento.

Poco después de despegar desde Kurú, MSG-3, con una vida útil de siete años, será inyectado en una órbita geoestacionaria a 36.000 kilómetros de altitud sobre el ecuador.