La Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) afirmó hoy que las "políticas represivas" del Gobierno de Perú son responsables de la muerte de tres personas producidas el martes durante una protesta antiminera en la región de Cajamarca.

"Rechazamos la posición autoritaria del Gobierno dirigida a desacreditar y reprimir la protesta y exigimos respeto a la vida y a los derechos fundamentales, por lo que solicitamos el levantamiento del Estado de Emergencia en las tres provincias de Cajamarca", declaró el secretario general de la CGTP, Mario Huamán.

Tres manifestantes murieron el martes en la ciudad de Celendín, una de las provincias de Cajamarca, durante enfrentamientos con la Policía, en el marco de la huelga que cumplen desde fines de mayo pasado contra el proyecto minero Conga, de la empresa Yanacocha.

Los opositores al proyecto consideran que éste afectará de manera irremediable las reservas de agua de su región.

Aunque el Gobierno peruano no ha establecido las responsabilidades directas en las muertes de Celendín, Huamán enfatizó hoy que "la causa de estos hechos no se debe a la acción de supuestos agitadores, sino al incumplimiento de compromisos adquiridos del presidente Ollanta Humala".

Añadió que durante su campaña, Humala "prometió defender el agua y la agricultura y terminar con los abusos de la empresa Yanacocha y Newmont (principal accionista de Yanacocha)".

Huamán estuvo acompañado en una rueda de prensa por 20 representantes de organizaciones sociales, laborales y partidos políticos, como el Frente de Defensa de Cajamarca, el Partido Comunista, Socialista, Tierra y Libertad y Fuerza Social.

El secretario de la CGTP también se pronunció sobre la violenta detención en Cajamarca del exsacerdote Marco Arana, uno de los principales opositores a Conga, y exigió su "inmediata liberación" tras lo cual invocó a que se establezca una comisión mediadora para solucionar el conflicto.

"El presidente Humala cuando fue candidato dijo que no iba a haber ningún muerto en conflictos sociales. Ya hay 15 muertos. No hay voluntad política", expresó.

La CGTP ratificó también su convocatoria a una movilización nacional para el próximo 12 de julio en la que exigirá un cambio del modelo económico y social del Gobierno de Humala y en respaldo a los opositores al proyecto Conga.

Según Huamán, Humala "ha hecho un viraje a la derecha", en contraste al cambio social que prometió durante su campaña presidencial.

Los sindicalistas exigieron, en ese sentido, las renuncias del presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdés, y del ministro del Interior, Wilver Calle, a los que responsabilizaron de "implementar la política represiva" que denunciaron hoy.