Trabajo" fue una palabra repetida hoy como una letanía por los jugadores del Corinthians para explicar su triunfo en la Copa Libertadores ante el Boca Juniors en la final que acabó por 2-0.

"No es falta de humildad, es verdad, en el Corinthians no hay héroe, no hay una estrella, cada uno su importancia", dijo Emerson, autor hoy de dos goles y figura de la noche, a la televisión brasileña.

Emerson, al igual que el portero Cassio, Jorge Henrique, o Leandro Castán, señaló la importancia del "trabajo" y la fuerza del colectivo del equipo brasileño.

El centrocampista Paulinho dijo que el "grupo es merecedor" del título de campeón porque "batalló toda la temporada". "No tenemos un crack, sí un grupo muy fuerte", resumió Paulinho.

El delantero Jorge Henrique fue más allá y dijo que los jugadores no son solo un equipo, sino "amigos", lo que según él, ha ayudado al trabajo realizado en el campo.