La CE prevé un "acuerdo político" en el Eurogrupo del lunes sobre los términos y las condiciones del préstamo que recibirá el Gobierno español para recapitalizar la banca, pero calcula que habrá otra reunión antes de finales de mes para aprobar definitivamente el memorando de entendimiento.

El portavoz comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios, Simon O'Connor, dijo a la prensa que la misión de los técnicos de la Comisión Europea (CE), que evalúa en Madrid las necesidades de la banca española en colaboración con el Banco Central Europeo (BCE), la Autoridad Bancaria Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) "está en curso, trabajando intensamente y está yendo bien".

De esta manera, aseguró, en la reunión de los ministros de Finanzas de la eurozona del lunes estará listo un "borrador" del memorando de entendimiento para que el Eurogrupo lo discuta.

Sin embargo, no cree que el lunes se apruebe ya definitivamente, sino que habrá posiblemente "acuerdo político" sobre su contenido, dado que aún faltan los resultados de la evaluación pormenorizada de las carteras crediticia de la banca española que el Gobierno encargó a las cuatro auditoras PwC, Deloitte, Ernst & Young y KPMG y cuyo análisis se conocerá a finales de julio.

O'Connor estimó posible que tenga que celebrarse otro Eurogrupo "antes de finales de julio", ya sea presencial o por teléfono, para "finalizar y firmar" el memorando de entendimiento, dado que no se conocerán antes del lunes los resultados de esta auditoría.

Ese Eurogrupo adicional no será solamente necesario para aprobar el documento del préstamo a España, sino también para discutir los resultados de las misiones de la troika -la CE, el BCE y el FMI- en marcha en Chipre y Grecia, explicó.

Fuentes comunitarias consideraron en este sentido poco probable que haya el lunes ya una cifra final sobre el préstamo que, inicialmente, se concederá través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), hasta que estén disponibles el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y la recapitalización directa de la banca.

El pasado 9 de junio, los ministros de Finanzas de la eurozona ofrecieron a España un préstamo de hasta 100.000 millones de euros a la espera de una cifra definitiva de las necesidades de la banca.

La CE dispone ya de la evaluación independiente de las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman, que estima que la banca española necesitará entre 51.000 y 62.000 millones de euros para afrontar hasta 2014 un hipotético escenario económico muy adverso.

En septiembre, el Gobierno pedirá además a una de las dos consultoras que realice un test de estrés a cada uno de los bancos españoles.

Por su parte, O'Connor dijo en la rueda de prensa diaria de la CE que aún "es muy pronto" para saber si la recapitalización directa a la banca por el fondo europeo de rescate, acordada en el último Consejo Europeo, tendrá efecto retroactivo, no solo en beneficio de España, sino también de países como Irlanda o Grecia.

Recordó que este instrumento sólo entrará en vigor cuando se disponga de un supervisor bancario para la zona del euro, en el que participe el BCE un proceso sobre el que se está trabajando y aún se encuentra en un estado "muy preliminar".

El Gobierno español defendió desde un principio la recapitalización directa porque rompería el vínculo entre la deuda soberana y la bancaria, algo que ahora respaldan los líderes de la UE desde la última cumbre.

Según aclararon a Efe fuentes de la oficina estadística comunitaria, Eurostat, el préstamo a través del FEEF y sus intereses se anotarían como deuda estatal y déficit público en un primer momento, pero una vez pasasen al MEDE y a considerarse una ayuda directa a los bancos, se eliminarían del cómputo al ser esa deuda asumida directamente por las entidades.