Italia registró en el primer trimestre de 2012 un déficit público del 8 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB), por encima del 7 por ciento registrado en los primeros tres meses de 2011, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística italiano (Istat).

Este dato supone además el peor en un primer trimestre desde que la administración pública de Italia registrara de enero a marzo de 2009 un déficit del 9,5 por ciento y está tres décimas por encima del registrado en los primeros tres meses de 2010.

Según explica el Istat, los resultados de este primer trimestre se deben al aumento de los intereses que Italia ha tenido que pagar por su deuda y a la caída en los ingresos por la marcha negativa de la economía, pues cerró ya 2011 en recesión.

Los ingresos que la administración pública tuvo en el primer trimestre de 2012 cayeron un 1 por ciento con respecto a los registrados en el mismo periodo de 2011, siendo mayor la bajada en la partida por impuestos indirectos (- 0,9 %), que la de los impuestos directos (- 0,5 %).

Este dato del primer trimestre compromete el objetivo de reducción de déficit público que el Ejecutivo tecnócrata de Mario Monti se ha marcado para este 2012, tras cerrar 2011 con un déficit del 3,9 por ciento del PIB.

En sus previsiones aprobadas el pasado abril y enviadas a la Comisión Europea, el Ejecutivo italiano se comprometía a cerrar 2012 con un déficit público del 1,7 % del PIB, para bajar en 2013 hasta el 0,5 % y al 0,1 % en 2014, llegando al equilibrio absoluto en 2015.