Irán advirtió el miércoles que tiene la capacidad para destruir bases militares estadounidenses cercanas y atacar Israel apenas minutos después de recibir cualquier ataque en su territorio, en un nuevo reflejo de las tensiones suscitadas por su programa nuclear, que Occidente considera sospechoso.

La amenaza se produjo durante un ejercicio militar que incluyó el lanzamiento de misiles balísticos. La Guardia Revolucionaria Iraní, que condujo las maniobras en el desierto central iraní, dijo que los proyectiles fueron disparados contra blancos que simulaban bases militares extranjeras.

Israel y Estados Unidos han insinuado la posibilidad de lanzar ataques militares contra Irán si las sanciones y la diplomacia no contienen el programa de desarrollo nuclear iraní. Occidente sospecha que Irán puede tener la intención de producir armas nucleares. Teherán insiste en que sólo tiene propósitos pacíficos.

La agencia noticiosa semioficial Farse atribuyó al general Ami Alí Hajizadeh, de la Guardia Revolucionaria, haber dicho que hay bases estadounidenses al alcance de los misiles iraníes y que podrían ser atacados como represalia. Se refirió a Israel como "territorios ocupados".

"Se han tomado medidas para poder destruir todas estas bases en los primeros minutos posteriores a un ataque", afirmó Hajizadeh, director de la división aeroespacial de la Guardia.

Las autoridades israelíes se negaron a formular declaraciones. Estados Unidos tampoco reaccionó inmediatamente.

Hajizadeh dijo que la Guardia probó con éxito un misil que podría hundir barcos estadounidenses en el Golfo Pérsico. Dijo a la televisión estatal que el misil tiene un alcance de 300 kilómetros (180 millas).

La Quinta Flota de Estados Unidos está basada en Bahrein, una nación insular en el Golfo a 200 kilómetros (120 millas) de Irán.

Irán dijo el martes que lanzó además varios misiles durante los ejercicios, incluso los Shahab-3 con alcance de 2.000 kilómetros (1.200 millas) que podrían alcanzar Israel.