Los indígenas bolivianos que caminaron por dos meses de la Amazonía a La Paz en defensa de la reserva natural Tipnis rechazaron hoy los acuerdos que el Gobierno de Evo Morales ha firmado con nativos y campesinos leales para intentar validar una consulta sobre una polémica carretera en ese parque.

Los amazónicos desconocieron una reunión del Gobierno con corregidores del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) porque incluyó a delegados de zonas aledañas a la reserva en las que habitan colonos y productores de hoja de coca, materia prima de la cocaína, dijo a Efe el dirigente Fernando Vargas.

Vargas sostuvo que no todos los que asistieron a esa cita representan a comunidades del Tipnis y lamentó que las autoridades no quieran reunirse con los "propietarios" de la reserva y lo hagan con comunidades vecinas.

"Quienes firmaron, firmaron una sentencia, agregó, porque están planteando la destrucción de su territorio (...) El Gobierno está pretendiendo dividirnos, hacernos pelear entre nosotros. Maquiavelo ha dicho 'divide y reinarás' y creo que ese es el tema de fondo: para lograr su objetivo, el Gobierno quiere dividirnos".

Cientos de nativos del Tipnis llegaron hace una semana a La Paz, tras superar bloqueos y hostilidades de partidarios de Morales, y están acampados ante la sede de la Vicepresidencia para reclamar al mandatario un diálogo directo, para que desista de construir la carretera en esa reserva ecológica.

Este sector, que ya hizo una primera marcha en 2011, exige a Morales que respete una ley que él mismo promulgó entonces, prohibiendo cualquier vía en el Tipnis, por temor a que las obras destruyan el parque y promuevan una invasión de cocaleros de la zona vecina del Chapare, feudo político y sindical del mandatario.

Morales, que llevó hoy regalos a una comunidad indígena del Tipnis, dice que el proyecto permitirá la vinculación del centro y el noreste amazónico y llevará desarrollo y progreso a la reserva.

Para validar la carretera, Morales promueve una consulta entre los habitantes del Tipnis y sus alrededores, proceso apoyado por nativos y colonos que se reunieron ayer con varios ministros pero que rechazan los que marcharon, porque opinan que debió hacerse antes de contratar con Brasil el crédito para financiar la obra.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo hoy en rueda de prensa que "dos tercios de los corregidores" del Tipnis y del llamado Consejo Indígena del Sur (Conisur), zona vecina colonizada, han expresado "su decisión categórica, explícita e indeclinable" de llevar adelante la consulta.

Agregó que "sería saludable" que esos dirigentes se reúnan con los de la marcha para que "puedan adherirse" a la consulta.

Pero los amazónicos que marcharon hasta La Paz insisten en dialogar directamente con Morales y han recibido el apoyo de la Central Obrera Boliviana, la mayor organización sindical del país, y federaciones de maestros y trabajadores de la salud, entre otros sectores que anuncian movilizaciones en defensa del Tipnis.