Rangers de Glasgow no podrá jugar la próxima temporada en la liga Premier escocesa por culpa de la crisis financiera del equipo.

Los clubes de la primera división escocesa votaron el miércoles para rechazar una solicitud de Rangers para permanecer en la máxima categoría. Rangers podría terminar en la tercera división.

El club con 140 años de historia ha ganado 54 títulos de la liga escocesa, pero en febrero se declaró en bancarrota con deudas contributivas por 21 millones de libras (32,7 millones de dólares).

Tras no conseguir un acuerdo con las autoridades tributarias, el director de la junta de Rangers, Charles Green, compró las acciones del club por 5,5 millones de libras (8,6 millones de dólares) y formó una nueva compañía.

Green indicó que el club está "muy decepcionado" por el resultado de la votación y solicitará unirse a la liga escocesa de fútbol, que tiene tres divisiones.

"Si aceptan nuestra solicitud, Rangers jugará en la división que la SFL (liga escocesa de fútbol) crea conveniente", indicó Green.

Celtic y Rangers han ganado todos los títulos de la liga escocesa desde 1985, y ningún otro club ha estado entre los dos primeros desde Hearts en 2006.